Última hora

Última hora

Incertidumbre sobre el impacto de la marea negra en el Golfo de México un año después

Leyendo ahora:

Incertidumbre sobre el impacto de la marea negra en el Golfo de México un año después

Tamaño de texto Aa Aa

Un año después de la explosión de la plataforma petrolera de BP en el Golfo de México, sigue reinando la incertidumbre sobre el impacto ecológico de la marea negra.

Las tareas de limpieza están casi terminadas, pero una parte del petróleo aún está en el fondo marino.

El hundimiento de la plataforma dejó 11 muertos y destapó un pozo que liberó al mar casi 5 millones de litros de crudo.

Más de 1.700 kilómetros de zonas pantanosas y de playas del Golfo resultaron contaminados.

Para algunos científicos, las consecuencias de la peor catástrofe medioambiental de la historia de Estados Unidos se dejarán sentir durante miles de años. Otros relativizan sus consecuencias.

Paul Sammarco, de la Universidad Marine Consortium de Luisiana:

“Ha sido probablemente la peor perturbación que ha sufrido esta masa marina en concreto. Es difícil de decir, pero probablemente los efectos serán visibles miles de años”

Quenton Dokken, de la Fundación Golfo de México:

“Realmente, a gran escala la zona del Golfo de México es relativamente pequeña, por tanto es un daño limitado”

Los colchones submarinos de petróleo no preocupan únicamente a los científicos. El deterioro de las marismas ha impedido que prosperen por ejemplo gambas y ostras, cruciales para la economía de la costa, como señala este pescador:

“Me gustaría poder volver a pescar y que volviera la gente, que todo el mundo recuperara un poco la confianza para volver a Venice a pescar”

BP aceptó crear un fondo de 30.000 millones de dólares para indemnizar a las víctimas del vertido, pero muchas de las 130 mil demandas de compensación no han sido procesadas todavía.

Según un informe de Greenpeace, además de la muerte inmediata de seis mil aves, la mortalidad de algunas especies a causa del vertido es 50 veces mayor que lo que se había calculado inicialmente:

“La mayoría del petróleo sigue actualmente en el Golfo; en el agua, en los sedimentos, en el fondo marino. Gran parte ha sido arrastrado a los humedales y todavía sigue allí, donde se alimenta la fauna marina”

Otra gran interrogante son los productos químicos utilizados para disolver el petróleo. Aunque es una técnica habitual, nunca se había utilizado a una escala tan grande.

También en este caso los investigadores necesitan tiempo para sacar conclusiones.

William murray, analista:

“Nadie sabe qué efecto tendrán esas toneladas de dispersantes que arrojaron al agua, y tendrán que hacer estudios e investigar”

Tras la tragedia, el gobierno estadounidense declaró una moratoria para las perforaciones en alta mar, pero ambientalistas y científicos coinciden en que el país no está al abrigo de una nueva catástrofe.