Última hora

Última hora

Kate y Diana, tan iguales y tan diferentes

Leyendo ahora:

Kate y Diana, tan iguales y tan diferentes

Tamaño de texto Aa Aa

Una joven guapa, discreta, sencilla y glamurosa a la vez… A los periodistas gráficos les encanta. De hecho, no la dejan ni a sol ni a sombra.

¿No les recuerda a alguien?

Pero no. Preguntamos a un experto en estas cuestiones: “¿es Kate Middleton la nueva Diana?”, “para nada”, nos contesta.

“Su personalidad es muy diferente. Tiene 29 años, Diana solo tenía veinte. Creo que los círculos oficiales de Palacio y de cualquier otro sitio aprendieron muchas lecciones sobre cómo se trató a Diana y cómo se la preparó para convertirse en una celebridad mundial. Creo que van a ser mucho más cautos con Kate. Todas las señales indican que está mucho mejor preparada para afrontarlo”.

Pero algunas comparaciones están puestas en bandeja. Como el anillo de pedida que llevó Diana, en el dedo de Kate. O su timidez frente al aplomo del príncipe en cuestión.

“Una de las cosas que Guillermo probablemente no quiera es que se compare a su esposa con su madre. Es algo que a los dos les preocupa mucho. Pero es inevitable, las comparaciones se harán. Ella ha estado sencillamente increíble desde el principio. Y de repente experimentas el mismo sentimiento de hace treinta años, cuando apareció la princesa Diana”.

A Kate se la ha descrito como una chica natural, normal, moderna, un encanto. Adjetivos similares a los utilizados en 1981 con quien hubiera sido su suegra.

Aunque la historia no salió como se esperaba. Diana se convirtió en una estrella mundial a pesar de la familia real británica y más allá de su papel de princesa.

Se espera que Kate se mantenga más a la sombra de su marido.

Igual que Diana hace treinta años, Kate Middleton está a punto de entrar en la más famosa familia real del mundo. Solo el futuro dirá cómo esta joven descrita por su entorno como una mujer sensible y equilibrada sabrá hacerse no solo con los privilegios sino también con las obligaciones que conlleva convertirse en un miembro de la familia real británica.