Última hora

Última hora

El Vaticano, listo para la beatificación de Juan Pablo II

Leyendo ahora:

El Vaticano, listo para la beatificación de Juan Pablo II

Tamaño de texto Aa Aa

Fervor en el Vaticano, empapelado con imágenes de Juan Pablo II. El Papa polaco será beatificado el domingo, solo seis años y un mes después de su muerte.

Sus 26 años de pontificado consiguieron rejuvenecer la cara de la Iglesia Católica, a pesar de no haber movido un ápice su doctrina.

“Para nosotros los jóvenes es un ejemplo de valentía, no es fácil para los jóvenes ser realmente coherentes, cuando solo unos pocos son verdaderos creyentes hoy en día. Siempre nos animaba a expresar nuestros pensamientos, y lo hacía con un estilo juvenil”.

El Papa más popular del sigloXX murió el dos de abril de 2005, tras una larga agonía seguida casi en directo.

Durante sus funerales, la Plaza de San Pedro congregó a una multitud de fieles nunca vista.

“Santo Súbito”, se leía en muchas pancartas, que pedían un proceso de santificación exprés. Su sucesor, Benedicto XVI, se saltó la norma de esperar cinco años antes de iniciar los trámites burocráticos.

Pero para ser santo, antes hay que ser beato. Y para ser beato hace falta un milagro.

La Iglesia buscó, y encontró uno en Francia.

El tres de junio de 2006, la hermana Marie Simon-Pierre, enferma de Parkinson, dice haberse despertado curada después de larzos rezos invocando la figura de Juan Pablo II.

“Me encontré con una monjita que me había acompañado mucho y le dije, mostrándole mi mano, esta mano izquierda: “mira, mi mano ya no tiembla, Juan Pablo Segundo me ha curado”.

La Congregación para las Causas de los Santos pidió más tarde a médicos especialistas que determinaran si existía una explicación científica para su curación.

Ahora para el siguiente paso, la santidad, se necesita un segundo milagro. Ya se estudian varios miles de testimonios enviados a la Santa Sede.

Se espera la llegada a Roma de unos 300.000 peregrinos para asistir a una ceremonia en la que el Vaticano podría recuperar algo del lustre perdido tras los recientes escándolos de pederastia.