Última hora

Última hora

Boda real, boda popular

Leyendo ahora:

Boda real, boda popular

Tamaño de texto Aa Aa

Ha sido un viernes sin lluvia, fresco y de un tono grisáceo. Sin embargo, el rojo, el blanco y el azul de la Union Jack (bandera del Reino Unido) coloreaban las calles de un Londres ceremonial.

Para decenas de miles de personas ha sido el día más esperado del año. La ocasión perfecta para sacar las banderolas y sus mejores galas y acompañar a los reales cónyuges a su histórico enlace en la abadía de Westminster.

“Increíble, ha sido precioso”. “Estaba despampanante”. “Me encantó el vestido”, contaban ilusionadas unas niñas.

“Estaba nublado y hacía fresquito. Pasamos bastante frío por la noche pero a las 11 de la mañana, cuando venían hacia aquí, salió el sol, y todos empezamos a llorar. Que me perdonen si suena raro pero estoy segura de que fue la princesa Diana”, relataba una señora.

“Nadie organiza una fiesta como los británicos, con sus tradiciones. Ha sido muy bonito. Le hemos traído el regalo. Es el canguro Enrique, el regalo australiano para el joven matrimonio”, decía otra espectadora.

Ambiente festivo para toda la familia en la más pura tradición británica. Y aunque los principes estaban en palacio, en las calles de Londres había más de un aspirante al trono.

Nuestra corresponsal en Londres asegura que ha sido “un día histórico y eléctrico. Decenas de miles de personas de todo el país y del mundo entero han venido a celebrar la boda real”.