Última hora

Última hora

Fukushima, a merced de otro gran tsunami

Leyendo ahora:

Fukushima, a merced de otro gran tsunami

Tamaño de texto Aa Aa

Más de mes y medio después del devastador terremoto en Japón, la central nuclear de Fukushima sigue siendo una bomba aún sin desactivar, una amenaza constante.

El enorme trabajo de los llamados “liquidadores” para controlar la temperatura y las fugas radiactivas en los reactores podría quedar reducido a nada si se produce otro gran seísmo. Así lo reconoce el jefe de las operaciones en la central nuclear, Masao Yoshida: “si un terremoto o un tsunami similares nos golpearan, provocarían daños fatales, especialmente si se trata de un tsunami”.

Shigeharu Aoyama, presidente de un instituto independiente miembro de la comisión japonesa de la energía atómica, expresa la misma inquietud:

“Un gran terremoto podría golpearnos en cualquier momento, el riesgo es continuo. Pero estamos demasiado centrados en enfriar los reactores y en el tratamiento del agua altamente radiactiva. Y, aunque tenemos a 1500 personas trabajando, no hemos construido un muro de contención”.

La costa noreste de Japón sigue siendo un enorme basurero. Se calcula que tardarán años en retirar los 25.000 millones de toneladas de escombros que siguen cubriendo el litoral. La Dieta (Parlamento) de Japón ha aprobado un presupuesto de emergencia de 33.000 millones de euros para la primera fase de reconstrucción.