Última hora

Última hora

China recibe con indiferencia la ley antitabaco

Leyendo ahora:

China recibe con indiferencia la ley antitabaco

Tamaño de texto Aa Aa

Los chinos han recibido con total indiferencia la ley antitabaco que este domingo ha entrado en vigor y prohibe fumar en todos los lugares públicos cerrados.

En un país adicto al tabaco, en el que el cigarrillo es omnipresente, cambiar las mentalidades parece misión imposible. “Soy adicto. Me moriré si dejo de fumar. No se pueden hacer amigos ni negocios si no se fuma. El tabaco es parte de nuestra cultura”, asegura un hombre. Una mujer de mediana edad discrepa: “Los que fuman en lugares públicos cerrados deberían pensar en los niños, los ancianos, las embarazadas, que son víctimas de su comportamiento”.

China consume un tercio del tabaco que se fuma en el mundo. Hay 350 millones de fumadores, 700 millones de fumadores pasivos y un millón de personas muere cada año por sus efectos. Pero, al mismo tiempo, el gigante asiático es el principal productor y suministra al planeta el 42 por ciento de su dependencia en nicotina a precios sin competencia.

“Intentamos interpelar a cada fumador que vemos, pero casi siempre reaccionan de forma violenta. Creo que va a ser un trabajo muy arduo”, explica un vigilante de seguridad en un aeropuerto. Sólo los carteles recuerdan la medida. Muchos chinos ni siquiera se han enterado. Tampoco ha habido campañas de concienciación y, sin multas previstas, la medida se antoja etérea como el humo.