Última hora

Última hora

Pakistán: ¿aliado o refugio de terroristas?

Leyendo ahora:

Pakistán: ¿aliado o refugio de terroristas?

Tamaño de texto Aa Aa

Todas las pistas apuntaban a las montañas de Tora Bora, pero no ha sido allí donde las fuerzas especiales estadounidenses han capturado al líder de Al-Qaeda. Ben Laden se escondía mucho más cerca de la civilización. Estaba al otro lado de la frontera, en Pakistán, a sólo 200 kilómetros de la capital.

Para el gobierno de Islamabad va a ser muy embarazoso explicar cómo nadie estaba al tanto de su paradero. Sobre todo porque Washington ya había sugerido en varias ocasiones que Pakistán no colaboraba lo suficiente.

En ese mismo país, en la ciudad de Rawalpindi, apareció hace ocho años Khalid Sheikh Mohammed, el supuesto responsable de los atentados del 11S. Y un año antes, en Karachi, se dió caza al Mullah Biradhar, otro peso pesado de la organización que dirigía Ben Laden.

Los documentos secretos filtrados por Wikileaks revelan además que los servicios secretos paquistaníes estaban en la lista estadounidense de organizaciones terroristas asociadas a Al Qaeda. Y pese a que Islamabad ha negado en reiteradas ocasiones su vinculación con esa red, las dudas en Washington persisten.

“Es posible que tras esa filtración los servicios secretos paquistaníes hayan precipitado la caída de Ben Laden explica el analista Tahir Ameen. Ya que así, podrían ayudar a normalizar las relaciones con Estados Unidos en un momento muy delicado”.

Las operaciones de la CIA en Paquistán durante los últimos meses habían debilitado la alianza entre Washington e Islamabad, poniendo en entredicho la cooperación acordada con Hillary Clinton. Hasta el punto de que Pakistán había pedido en varias ocasiones la evacuación de todos los agentes estadounidenses que operaban en su territorio junto al ejército paquistaní para combatir a los talibanes de la frontera afgana. La captura de Ben Laden demuestra que las fuerzas especiales seguían presentes.

“Ninguna fuerza extranjera debería poder entrar en nuestro territorio decía hoy Ghulam Murtaza, abogado de la Corte Suprema. Y si algún país lo hace, estará atacando nuestra soberanía. Nadie debería tener nuestro permiso para hacer algo así”.

La tensión se palpa en regiones como Waziristan, donde los ataques estadounidenses han causado bajas civiles. Y la captura de Ben Laden podría ser interpretada en los feudos radicales como una nueva concesión a Washington. Si es así, las posiciones podrían radicalizarse aún más; sobre todo entre los grupos islamistas.