Última hora

Última hora

La OTAN niega haber dejado morir de hambre y sed a 61 inmigrantes

Leyendo ahora:

La OTAN niega haber dejado morir de hambre y sed a 61 inmigrantes

Tamaño de texto Aa Aa

Los dramas humanos vinculados con la inmigración no cesan en Lampedusa.

Esta mañana las autoridades han extraído tres cadáveres del mar, cerca del barco que se estrelló contra las rocas junto al puerto de la isla siciliana el pasado fin de semana.

Sin embargo, los guardacostas habían anunciado horas antes que todos los pasajeros habían sido rescatados con vida durante la madrugada del domingo.

A bordo del barco siniestrado había cerca de 528 personas, entre ellas numerosas mujeres y niños.

Sólo el mes pasado, 800 personas murieron intentando alcanzar las costas europeas.

Entre esos muertos, 61 están en pleno centro de la polémica.

El periódico británico The Guardian reveló en su edición del domingo que 61 clandestinos que zarparon de Libia en Marzo murieron de hambre y sed, abandonados a su suerte sin asistencia.

Una historia escalofriante, porque esos pasajeros mayoritariamente etíopes y entre los que había 20 mujeres y dos bebés, sucumbieron por lo que parece una combinación de una mala suerte y fallos burocráticos.

Tras varias semanas de investigación, The Guardian concluye que 72 personas partieron de Trípoli el 25 de marzo.

Casi inmediatamente después de zarpar, el barco empiezó a perder combustible a causa de una avería.

Los inmigrantes avisaron por teléfono satélite a un sacerdote etíope en Roma, que previno a los guardacostas italianos. Estos, a su vez, llamaron a Malta para avisarles de que el barco estaba a punto de entrar en sus aguas territoriales.

Malta desmiente que se produjera esa llamada…

pero poco después, un helicóptero del Ejército sobrevoló el barco a la deriva, y lanzó botellas de agua y galletas a los pasajeros.

Alrededor del 29 de marzo, los inmigrantes vieron un portaaviones de la OTAN al lado de su embarcación. Dos cazas les sobrevolaron.

Pero la ayuda siguió sin llegar y el barco partió a la deriva, lejos de la embarcación de la OTAN.

Sin comida ni agua, los pasajeron murieron unos tras otros, incluidos los bebés.

El 10 de abril, el barco zozobró en una playa libia. Sólo había 11 supervivientes.

Según la investigación de The Guardian, el barco de la OTAN era el buque francés Charles de Gaulle.

Las autoridades francesas no se han pronunciado por el momento. La OTAN, en cambio, desmiente haber dejado morir a los inmigrantes y asegura que ninguno de sus buques se encontraba en la zona en el momento del drama.

Ningún país ha reconocido haber mantenido contacto con el barco.