Última hora

Última hora

Los temores de los coptos de Egipto

Leyendo ahora:

Los temores de los coptos de Egipto

Tamaño de texto Aa Aa

La cruz y el corán, blandidos juntos por la multitud agolpada en la plaza Tahrir.

Fue en febrero, antes de la caída de Mubarak. Esta confraternización entre las dos religiones más importantes de Egipto se cimenta entonces por un enemigo común: el régimen de Mubarak.

Michael Mounir, líder de la Asociación de Coptos Americanos:

“Nuestra iglesia ha estado sometida al mismo régimen durante 30 años. Ese régimen no ha cambiado, siempre ha utilizado con la iglesia la estrategia del palo y la zanahoria. Si nos manifestamos, tenemos problemas, el gobierno nos prohibe cosas”

Los cristianos coptos de Egipto son minoría en este país mayoritariamente suní. Representan el 10% de la población, es decir, entre 8 y 10 millones de coptos.

Presentes en suelo egipcio desde los primeros tiempos del cristianismo, antes de la era islámica, se consideran marginados. Sus temores, como explica este hombre, no han desaparecido con el cambio de régimen:

“Todos tememos que los Hermanos Musulmanes lleguen al poder o que los fundamentalistas islámicos ganen influencia en el nuevo Egipto”

Pese a ese temor, este sacerdote copto mostraba una cierta confianza en el futuro para los cristianos en un Egipto pluriconfesional:

“Esperamos que nadie nos ponga problemas para construir iglesias ni que nos presionen para cambiar de religión”

Pero rápidamente, a principios de marzo, los habitantes del barrio marginal de Moqattam, en el Cairo, se echan a la calle para protestar contra el incendio de una iglesia. Trece personas mueren en los enfrentamientos con los musulmanes.

En 2010, la orden de paralizar la construcción de una iglesia copta en Gizeh también desencadenó enfrentamientos.

Las autoridades pretextaron que el permiso de construcción había sido emitido por un centro social y no por una iglesia, desencadenando la cólera de los coptos que se sienten discriminados.

De hecho, 2011 comenzó bajo el signo de la tragedia para los coptos de Egipto. El uno de enero, a la salida de la misa de año nuevo en la iglesia de los dos Santos en Alejandría, un atentado perpetrado por un kamikaze acabó con la vida de 21 personas y dejó 79 heridos, la inmensa mayoría cristianos.