Última hora

Roma se estremece ante la inminente llegada del 11 mayo de 2011, un día marcado en rojo en el calendario de los amantes de las profecías catastrofistas. Giampaolo Bendani, un sismólogo italiano que falleció hace tres décadas, predijo que el próximo miércoles un fuerte terremoto sacudiría los cimientos de la capital italiana.

- “Es virtualmente imposible precedir un terremoto”, decía una mujer. Yo no lo creo… pero, ¿quién sabe?”

- “En Roma tenemos al Papa. Mientras siga aquí estaremos a salvo”, añadía un hombre a su lado.

Bendani sostenía que la atracción gravitacional de la luna, los planetas y el sol afectan a la corteza terrestre y provocan terremotos. El miércoles se alinearán Mercurio, Venus y Jupiter. Por boca de Alessandro Amato, los sismólogos italianos han pedido calma a la población: si de algo están seguros es que, a día de hoy, los terremotos no son predecibles.

Con el recuerdo aún fresco del terremoto que devastó L’Aquila hace dos años, miles de romanos están dispuestos a pasar el miércoles fuera de la ciudad y recuerdan que Bendani acertó en algunas de su predicciones.