Última hora

Última hora

El Mediterráneo, fosa común de inmigrantes

Leyendo ahora:

El Mediterráneo, fosa común de inmigrantes

Tamaño de texto Aa Aa

Huir de la guerra en Libia es ahora tan peligroso como quedarse allí. Este salvamento muy cerca del puerto de Lampedusa es la mejor prueba. El pasado domingo, este barco con 500 inmigrantes subsaharianos que embarcaron en Libia, encalló contra las rocas.

Pese a los esfuerzos de guardacostas, policías y voluntarios italianos para salvar a todos los pasajeros, el lunes las autoridades extrajeron tres cadáveres en el lugar del naufragio.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, en poco más de un mes, 800 personas que huían de Libia han desaparecido en el Mediterráneo.

Una realidad dramática a la que se suma la duda sobre la falta de asistencia por parte de la OTAN a una embarcación procedente de Libia que estuvo a la deriva 16 días.

La OTAN ha desmentido la acusación del británico The Guardian, que publicó que 61 inmigrantes murieron de hambre y sed debido al no cumplimiento de la ley de asistencia marítima.

Una obligación a la que están sujetas todas las embarcaciones, como recuerda la portavoz del Comité de Naciones Unidas para los refugiados:

“Pedimos a todas las embarcaciones, civiles y militares, que extremen la vigilancia y sean conscientes de que en este momento hay muchos barcos llenos de inmigrantes y refugiados que huyen de la violencia en Libia y en muchos casos, esos barcos no son aptos para la navegación”

Desde principios de año, 10 mil personas han llegado a Lampedusa huyendo de los conflictos en el norte de África. Una crisis humana que ha sembrado la división entre los países europeos.

Otro dato inquietante es que los inmigrantes procedentes de Libia han asegurado a la Organización Mundial de la Inmigración que han sido obligados a embarcar a punta de pistola por soldados de Gadafi.