Última hora

Última hora

Schengen, en pleno centro de la polémica en Bruselas

Leyendo ahora:

Schengen, en pleno centro de la polémica en Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

Los ministros del Interior de la UE han mantenido una reunión de urgencia para hablar de posibles modificaciones al tratado después de que Dinamarca decidiese de forma unilateral reintroducir controles temporales en sus fronteras con Alemania y Suecia.

La decisión cogió con el paso cambiado a la Comisión Europea que contempla la medida como un último recurso. Cecilia Malmstrom:

“La restauración temporal de controles fronterizos sólo podrá efectuarse como último recurso y bajo condiciones claramente definidas, pero esas condiciones tienen que ser reguladas con mucha, mucha claridad”

Oficialmente, Dinamarca asegura que se trata de una medida para luchar contra el crimen organizado y que todo se enmarcará dentro de las reglas que rigen en el espacio Schengen.

Pero la llegada masiva de refugiados desde las Revoluciones del mundo árabe, ha cambiado las cosas.

Países como Francia e Italia, especialmente afectados por la situación, piden en cambio que se refuerce la capacidad de acción de Europa frente a este tipo de situaciones excepcionales. Silvio Berlusconi:

“En estas circunstancias excepcionales, los dos pensamos que hay que aportar modificaciones al espacio Schengen”

Nicolas Sarkozy:

“Queremos que Schengen viva, pero para ello debe ser reformado”

Decidido hace 26 años por Helmut Kohl y Francois Miterrand, el principio de la libre circulación en el seno de la Unión es uno de los logros más palpables de la construcción europea.

El Acuerdo de Schengen fue rubricado en 1985

por cinco miembros de la comunidad europea de entonces, y contempla desde el principio la supresión de los controles aduaneros y la armonización de las políticas de visados.

Actualmente, 22 Estados Miembros forman por entonces parte de Schengen, más tres Estados asociados: Islandia, Noruega y Suiza.

El Reino Unido e Irlanda tienen un estatuto particular y sólo están sujetos a una parte de las disposiciones. Rumanía y Bulgaria, siguen en espera.

La posibilidad de reintroducir controles es defendida principalmente por Alemania, que asegura que una reforma de ese tipo haría que los Estados se sintieran más protegidos y por tanto, facilitaría la acogida de nuevos países como Rumanía.

Pero un repliegue proteccionista es precisamente lo que quieren evitar los constructores de Europa.