Última hora

Última hora

Otra manera de formar a los líderes económicos

Leyendo ahora:

Otra manera de formar a los líderes económicos

Tamaño de texto Aa Aa

Las escuelas de negocios se adaptan a los nuevos tiempos y también aportan sus experiencias a otros continentes. En el presente reportaje, se muestran tres casos diferentes que demuestran esta evolución: de la entrada de las artes entre los estudiantes a empresarios hasta la formación desde temprana edad, pasando por el acompañamiento en países africanos.

Una escuela de negocios alternativa

El éxito en los negocios requiere mucho más que un diploma universitario. En esta era global de las aptitudes interpersonales, la creatividad y las decisiones por si mismo son más importantes que nunca. En la Escuela de Negocios Stern de la universidad de Nueva York, se enseña lo que se llama ‘las aptitudes alternativas’ a través de las artes.

Patricia Bower, profesora de la NYU-Stern: “Los actores deben aprender a estar con otros actores en escena y parte de ello consiste en mirar y escuchar”.

Dean Kim Corfman, vicedecana de la NYU-Stern: “Damos clases de ‘aptitudes alternativas’ desde siempre y llevo aquí 25 años. Les orientamos y, desde el primer momento, les decimos que para convertirse en un líder efectivo, necesitan algo más que conocimientos”.

La Stern es una de las escuelas más reputadas estadounidenses y fue la primera en introducir los cursos de ‘aptitudes alternativas’, donde estos estudiantes que aspiran a trabajar en el mundo de los negocios representan a Shakespeare o bailan. El objetivo es facitarlese aptitudes como la comunicación, la improvisación y la creatividad.

Patricia Bower: “Una vez te la pones, todo lo que hace tu cuerpo es muy significativo. Con nuestro cuerpo, enviamos muchas señales”.

Jason, estudiante de la NYU-Stern: “Creo que para tener éxito, es importante entender a los otros. Y tratar de leer sus indicaciones no verbales. Esta clase me permitirá comprenderlo mucho mejor, mejorar mi relación con la gente y llegar a ser un buen líder en el trabajo”.

El camino que conduce al éxito no siempre está claro. ¿Qué buscan los jefes de personal, mientras la economía aun muestra una recuperación lenta? Una combinación de autoridad, conocimientos y capacidad de comunicación. Pero más problemático es saber cómo se logran estas aptitudes, tal como explica un directivo de una compañía de buscadores de ejecutivos de Manhattan.

Adam Zoia, presidente de Glocap: “Muchas escuelas han iniciado programas para integrar la creatividad con profesores de arte y cursos similares en su currículum, incluyendo las escuelas de negocios. Para mí, no está claro que esto contribuya a la habilidad personal para comunicar mejor. Creo que es una característica que se desarrolla con el tiempo como persona”.

Pero los estudiantes pueden arguir que una de estas clases es una buena manera de empezar a adquirir una aptitudes perfectas para un trabajo perfecto…

Arne, estudiante de la NYU-Stern: “Trabajé como mánager y los términos que utilizaba, como hablar de impuestos, eran bastante áridos. Por ello, es importante mantener la atención del auditorio. Pienso que estas clases me ayudarán mucho”.

Acompañando a nuevos empresarios africanos

Aprender de otras experiencias es una de las formas más efectivas para asegurar un negocio sostenible. Jana Murmujanova es una consultora en la ONG Technoserve. Ahora, está transmitiendo sus conocimientos a uno de los futuros líderes de negocios africanos. Echemos un vistazo.

Jana Nurmujanova es una contable de origen kazajo, residente en Canadá y formada en Estados Unidos. Actualmente, pasa unos meses en Ghana como voluntaria para la ONG estadounidense Technoservice.

Jana es una consultora para pequeños empresarios, que obtuvieron una ayuda para un plan de negocios nacional llamado BBB: Creer, Empezar, Llegar, en las siglas en inglés (Believe, Begin, Become).

Semanalmente, Jana conoce a los ganadores del concurso. Su objetivo es ayudarles a convertir su negocio en factible.

Su cliente de hoy es Abraham Allotey. Se le ha acordado el equivalente a 5.000 euros en capital. Abraham construye en estos momentos 500 colmenas en la región de Accra. Y, parte de estos fondos que consiguió a partir del proyecto BBB, lo utiliza para expandir su granja de abejas.

Jana Nurmujanova: “Antes de darle los fondos para su tierra, necesitamos ver un informe completo, un documento de trabajo, y los justificativos para asegurar que usted es un propietario responsable”.

Este año se han evaluado un total de

cuarenta proyectos. De ellos, se han seleccionado diez. Y, durante seis meses, contarán ahora con un consultor en negocios.

Jana Nurmujanova: “En los próximos seis meses, trabajaremos juntos, introduciremos una disciplina financiera para el negocio. Nos aseguraremos de que domina los registros financieros para manejar el negocio, fijar los precios, conocer los márgenes… o sea, que su empresa sea viable”.

Anno Sackey, responsable de la ONG Technoserve: “En Ghana, no poseemos muchas compañías grandes y, a estas pequeñas, se las debe acompañar para que crezcan. Y que, el país entero, crezca como resultado”.

En ediciones previas, este concurso ayudó a crear 94 nuevos puestos de trabajo y subió las ventas en estos sectores por valor de medio millón de euros.

En la academia Kaiyo, los estudiantes del oeste de Tokio aprenden los conocimientos de las empresas desde una edad temprana. En esta academia, grandes empresarios desempeñan un rol de líderes. Veámoslo en este reportaje en Japón.

La futura élite en Japón

Nos encontramos en la Academia Kaiyo conocida como la Eton de Japón, una escuela de élite en la playa de la ciudad de Gamagori, no lejos de Tokio. Kaiyo fue fundada por un grupo de grandes compañías japonesas para contrarrestar el igualitarismo de la educación pública.

Se ocupan de los chicos que destacan, piensan de forma independiente, aunque también trabajan con el resto. Se les guía para guiar al resto de la sociedad y para que se conviertan en líderes económicos.

Nakajima, director de la Academia Kaiyo: “Ofrecemos una educación integral. Disponemos de un sistema de internado que se hace raro en Japón y, por ello, contamos com ‘mentores por planta’, ejecutivos veinteañeros enviados cada año por las empresas”.

En cada dormitorio, tres ‘mentores de planta’ enviados por compañías como el banco Mizuho, la empresa electrónica Hitachi o el fabricante de autos Denso ayuda a los chicos como un hermano mayor y, al mismo tiempo, les transmiten la esencia del pensamiento de una compañía en el mundo real.

Tomoki Nakamura, mentor de planta del banco Mizuho Corporate: “No creemos que un único chico debería convertirse en líder. Cada uno de ellos tiene capacidad para serlo”.

La matrícula de esta escuela cuesta unos 29.000 euros al año. Supone al menos tres veces el precio de una universidad japonesa para ciencias humanas.

Estudiantes como Naoto Makino no puede poseer mangas, revistas, móviles, aparatos de música o de juegos. Casi todos sus libros pertenecen al programa de la escuela.

Naoto, estudiante de quinto, quiere ser abogado. Le preguntamos qué es un líder para él: “Creo que es alguien que sabe lo que quiere y cuál es su objetivo. También sabe cómo conseguirlo. En líneas generales, conoce la manera y comparte su objetivo con otros para que le ayuden”.

El kendo es la lucha con espada de los antiguos samurais convertido en un deporte de defensa y mental. Observando al rival, no solo durante los ataques sino también antes y después del ejercicio, se aparende a respetar a los otros.

La academia Kaiyo ya ha alcanzado su objetivo de formar a líderes cada año y, ahora, prepara el nuevo objetivo: una escuela para mujeres.

Si le ha gustado nuestro programa y quiere volver a verlo o buscar otro episodio, puede acudir a la web euronews.net/learning world. Hasta la próxima semana.