Última hora

Última hora

El legado de Strauss Kahn al FMI

Leyendo ahora:

El legado de Strauss Kahn al FMI

Tamaño de texto Aa Aa

Cuando en otoño de 2007 Dominique Strauss-Kahn toma el relevo al frente del FMI de la mano del español Rodrigo Rato, la institución financiera está muy marcada por sus dogmas liberales y las recetas implacables que impone a los países con dificultades.

Deficitario y esclerótico, el Fondo no anticipó la crisis que los excesos de las finanzas iban a generar.

Con DSK, un aire nuevo entra en la institución creada en 1944 en Bretton Woods:

“El Fondo tiene que ser tanto relevante como legítimo. Relevante significa que el Fondo tiene que adaptarse, adaptarse a la mundialización, adaptarse al nuevo tipo de crisis que podríamos atravesar, y que esta vez podría partir de Estados Unidos en pleno debate sobre las subprimes. Pero también pueden desencadenarse otros tipos de crisis”

Inmediatamente, el nuevo patrón se ocupa de enderezar las cuentas. Vende parte de su oro y prescinde de parte de sus ejecutivos. Actualmente, el FMI es más rico que nunca; los Estados miembros han duplicado sus contribuciones permanentes al capital en 2010.

DSK también moderniza el Fondo requilibrando los derechos de voto en el seno del consejo de administración en beneficio de las economías emergentes.

Ahora China es el número tres en votos, Brasil, India y Rusia también tienen más peso, mientras que Europa ha abandonado dos de los nueve puestos que ocupaba entre los 24 existentes en el consejo de Administración.

Tras aconsejar medidas de reactivación a los Estados, el ex jefe del FMI dedicó muchos esfuerzos a la crisis de la deuda de los países europeos resultante de la crisis financiera. Bajo su mandato, el FMI ha prestado un total de 100 mil millones de euros a los tres países amenazados de quiebra de la Eurozona: Grecia, Irlanda y Portugal, además de a cuatro países miembros de la Unión: Hungría, Letonia, Rumanía y Polonia.

Pero a cambio, el FMI exige medidas de austeridad draconianas. En los países en los que ha tenido que intervenir, sobre todo en Europa, el Fondo es muy impopular.

En cambio, la anulación de los intereses de los préstamos a los países más pobres decidida por DSK ha mejorado la imagen de la institución financiera.

El ex jefe del FMI no ha conseguido culminar la reforma del sistema monetario internacional. DSK soñaba con que el FMI la encabezara. Ha dimitido apenas esbozado el proyecto.