Última hora

Última hora

España: las razones de los indignados

Leyendo ahora:

España: las razones de los indignados

Tamaño de texto Aa Aa

No es por casualidad si las protestas de los jóvenes españoles comenzaron poco antes de las elecciones autonómicas y municipales. En las pancartas, exponen sus reproches: sin apartamento, en paro…pero también denuncian un sistema electoral injusto: la ley D’Hondt, que beneficia a los dos grandes partidos y a los nacionalistas y penaliza a las pequeñas formaciones.

Con un 45% de paro entre los jóvenes de 18 a 25 años, el futuro es más que sombrío, y eso aunque se tengan estudios, como esta licenciada en biotecnología:

“No me imagino mi futuro en España. Me veo en cualquier otro sitio porque aquí las cosas están muy difíciles. Además me gustaría viajar al extranjero, asiq ue seguiré estudiando, pero no en España, eso seguro.”

Pero para los analistas, como Miguel Murado, el malestar español no es sólo económico:

“Creo que se trata sobre todo de una protesta política, más como en el mundo árabe que como en Grecia, donde se protestaba claramente por las medidas de austeridad del gobierno. Aquí, el gobierno aprobo medidas de austeridad pero hace ya un año, por eso no creo que sea la razón principal”

En mayo de 2010, el gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero adoptó medidas de austeridad draconianas y posteriormente aprobó una reforma para flexibilizar el mercado laboral, pero los españoles no han visto aún los resultados.

El paro afecta al 21,3% de la población activa…una situación angustiosa para 4,9 millones de españoles dado que la economía no consigue despegar: el crecimiento es apenas positivo, pero España tiene que reducir imperativamente su déficit público:

En 2010 el déficit nacional representaba el 9,24% del PIB, y el de las autonomías el 2,83% del PIB.

El objetivo es reducirlos al 3% y al 1,1% del PIB respectivamente en 2013.

Las autonomías, a cargo de la educación y la sanidad, sobrepasan el 36% del gasto público.

Ahora, los ganadores de las elecciones tendrán que afrontar la difícil tarea de reducir los déficit, que según algunos ha sido relegada para después de las elecciones autonómicas.