Última hora

Última hora

La batalla de la sucesión en el FMI

Leyendo ahora:

La batalla de la sucesión en el FMI

Tamaño de texto Aa Aa

La francesa Christine Lagarde refuerza su posición de favorita para dirigir el FMI, pero México mantiene a su candidato Agustín Carstens, gobernador del Banco Central Mexicano que se presenta como el representante de los países emergentes.

China ha dado hoy su apoyo a la ministra de Economía francesa, aunque Christine Lagarde no es aún oficialmente la candidata a la sucesión de DSK.

Al unirse con Alemania y el Reino Unido, Pekín da a Europa todas las posibilidades de conservar la dirección del FMI, como ha sido el caso desde la creación de la institución en 1944.

Un año antes del final de la Segunda Guerra Mundial, 44 países se reunen en Bretton Woods, Estados Unidos, para crear el Banco Mundial, cuyo objetivo es la reconstrucción de Europa tras la guerra y el FMI, para supervisar un sistema financiero internacional que buscaba evitar una nueva crisis como la de la Gran Depresión.

Pero hace ya muchos años que el FMI se focaliza en rescatar a los países con dificultades, mediante préstamos acordados a cambio de duras medidas de austeridad.

En este momento, el Fondo ha acordado préstamos por valor de 254 mil millones de dólares.

Los principales prestatarios son dos países de la Unión Europea: Rumanía, y Grecia, que es también miembro de la Eurozona.

Ucrania es el otro gran prestatario.

De ahí el interés europeo en conservar el puesto que ocupaba Dominique Strauss-Kahn hasta su dimisión. Un cargo clave en el organigrama del FMI, cuyo órgano supremo es la Junta de Gobernadores con 187 representantes, uno por cada país.

De la gestión cotidiana del FMI se encarga el Directorio Ejecutivo, formado por 24 administradores que representan la totalidad de los Países Miembros.

El Director Gerente dirige los servicios del FMI y preside el Consejo de administración.

Dispone de 2.500 empleados.

Hasta ahora, Estados Unidos y Europa, los principales accionistas del Fondo financiero han compartido la toma de decisiones. Pero la situación está empezando a cambiar porque Europa ha tenido que ceder poder a China.

Estados Unidos sigue siendo el principal actor en la toma de decisiones.

La Unión Europea, si permanece unida, mantiene un peso muy importante, pero China se desmarca en el grupo de los BRIC.

México, en cambio, no forma parte de esta avanzadilla de los países emergentes.

Por eso es extremadamente difícil que Carstens acceda a la dirección del FMI. Para China el verdadero problema no es la sucesión, sino el derecho a voto de Estados Unidos que considera demasiado importante.