Última hora

Última hora

Ryan Giggs, el galés infiel

Leyendo ahora:

Ryan Giggs, el galés infiel

Tamaño de texto Aa Aa

Quedan 3 días. Al Barcelona le ha salido un volcán llamado Grimsvötn, que ha obligado al club español a trastocar sus planes aunque sin mayor incidencia, pero al Manchester United, en esta recta final de cara a Wembley, le ha salido un lío de faldas. Ryan Giggs consiguió que un juez prohibiese la publicación de su infidelidad, pero al final entre las redes sociales, los medios, e incluso un Miembro del Parlamento, su nombre salió a la luz por tener una aventura con una joven galesa.

Sin embargo, el daño colateral parecía más o menos controlado, pero el extremo faltó el martes al entrenamiento del Manchester United, curiosamente el primero que se celebraba desde que se supo públicamente su infidelidad. El club no ha informado de ninguna lesión y Alex Ferguson se vio obligado a desviar las preguntas de los periodistas. Los diablos rojos han querido restar importancia, indicando que Rafael, Paul Scholes, Edwin van der Sar y Dimitar Berbatov tampoco estuvieron en la sesión preparatoria, pero a los 200 periodistas presentes en Carrington, centro de entrenamiento del United, no les bastó.

Para los periodistas locales se trata de una maniobra para evitar que lo extra deportivo se mezcle con la preparación de los hombres de Ferguson, pero habrá que ver si eso sirve para controlar a la prensa sensacionalista británica. De momento, varios periódicos han informado de que los coches de los periodistas apostados cerca de la casa de Giggs han sido atacados por desconocidos que rajaron los neumáticos y lanzaron huevos y harina contra los vehículos.

La prensa británica se debate entre tratar la infidelidad del jugador de forma comedida para proteger a los suyos, algo que sabe hacer muy bien, o aprovechar al máximo una historia que mezcla sexo, fútbol y adulterio, algo que también sabe hacer muy bien. Y pase lo que pase, por poco que se hable, no será bueno para el United.