Última hora

Última hora

Lagarde: sólo un obstáculo en su camino a Washington

Leyendo ahora:

Lagarde: sólo un obstáculo en su camino a Washington

Tamaño de texto Aa Aa

Con Christine Lagarde Europa se ha dotado de una candidata sólida para hacerse con la dirección del FMI.

Esta francesa nacida en 1956, abogada laboralista y mercantil que ha dirigido un gabinete internacional en Chicago, convence por su cultura anglosajona con un toque de intervencionismo a la francesa:

“Tenemos que ser rigurosos y cuidadosos en lo que respecta a las materias primas. Los riesgos son los mismos. Necesitamos mecanismos que permitan una regulación, y eso significa límites para evitar que los especuladores tomen posiciones demasiado importantes”

Las crisis financiera, económica, de la deuda y del euro, han dado a la ministra de Economía francesa la ocasión de probar su valía. Convertida en una estrella entre sus pares, ha obtenido el apoyo del

comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rhen.

Frente a la crisis griega defiende la solidaridad europea al tiempo que exife reformas dolorosas a Atenas. Se ha convertido en una de las principales opositoras a la reestructuración de la deuda griega, la misma postura que la de Angela Merkel. La Canciller alemana brindó el sábado apoyo a su candidatura:

“Siempre he dicho, y esto no es una confirmación de su candidatura, que la ministra de Finazas francesa es una personalidad de peso y experimentada. Hoy no puedo decir nada más”

Ajena al mundo político, Christine Lagarde se convierte en la primera francesa en asumir la cartera de Economía en 2007, bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy. Tras varios deslices, se consolida como pieza indispensable por su gestión de la crisis económica que permitió a Francia amortiguar los daños. Christine Lagarde es la ministra de Economía que ha durado más en el cargo en la V República.

El único obstáculo en su camino tiene nombre de banco. Se trata concretamente del Credit Lyonnais. Para solucionar el litigio entre los liquidadores de la entidad y un conocido hombre de negocios, Bernard Tapie, la ministra aprobó en 2007 el recurso a un tribunal arbitral privado. El coste para el Estado francés fue de 385 millones de euros.

Está previsto que la justicia decida si abre o no una investigación sobre la actuación de Christine Lagarde el 10 de junio, día límite para depositar las candidaturas al FMI.

Si el caso se cierra, Lagarde, acostumbrada a brillar en un medio dominado por hombres, tendrá expedito el camino hacia Washington.