Última hora

Última hora

La captura de Ratko Mladic levanta ampollas entre los serbios

Leyendo ahora:

La captura de Ratko Mladic levanta ampollas entre los serbios

Tamaño de texto Aa Aa

En Belgrado resulta difícil encontrar alguien que se alegre de la detención de Ratko Mladic y aún menos de su entrega al TPIY. Para el nacionalismo serbio más radical sigue siendo un héroe y para buena parte de la población, al menos, uno de los suyos. “No estoy de acuerdo. Otros protegen a los suyos, nosotros los entregamos en bandeja. Me siento decepcionado”, dice un hombre. “Sólo he oído historias, pero la gente siempre habla bien de él. Así que creo que esto no debería suceder”, asegura un joven. “Sin comentarios”, replica otro habitante de Belgrado, antes de añadir: “lo único que digo es que quien es culpable debe ser detenido”.

Si hay un lugar donde Mladic sigue siendo idolatrado es en la ciudad bosnia de Pale, a menos de 20 kilómetros de Sarajevo. Durante la guerra, fue la capital de facto y sede de gobierno serbobosnio. Desde aquí se organizó el brutal cerco a Sarajevo y aquí se acogió a los miles de serbios que abandonaban la ciudad sitiada. “Uno tras otro, les he visto irse. El señor Tadic seguro que está muy contento, pero debería sentirse avergonzado”, asegura una mujer visiblemente enfadada. “Lo siento por Mladic. Fue, es y siempre será un serbio de verdad”, dice un hombre, como dejando sus palabras volar mientras cruza la calle.

Radovan Karadzic fue capturado hace casi tres años, ahora ha caído Mladic. El presidente serbio ha hablado de reconciliación, de un nuevo ciclo que se abre, pero ese sentimiento, por el momento, muchos no parecen compartirlo.