Última hora

Última hora

Mladic, el carnicero de Srebrenica

Leyendo ahora:

Mladic, el carnicero de Srebrenica

Tamaño de texto Aa Aa

Ratko Mladic es un militar del Ejército yugoslavo cuya carrera dió un salto espectacular en 1992 cuando fue nombrado comandante en jefe del Ejército de los Serbios de Bosnia.
 
El general mantendrá puesto y responsabilidad a lo largo de toda la guerra de Bosnia hasta diciembre de 1996. En ese periodo se cometieron los crímenes por los que le ha procesado el TPIY.
 
 
Mladic debe su promoción a Radovan Karadzic, el jefe político y presidente de los serbios de Bosnia.
Los dos colaborarán estrechamente para poner manos a la obra en la campaña de eliminación física de croatas y musulmanes de bosnia, la limpieza étnica.
 
 
Recurrieron a deportaciones masivas para su Solución Final; al confinamiento de civiles entre otras prácticas prohibidas por el Derecho Internacional. En 1993 Europa fue testigo inerme de la existencia de campos de concentración en su suelo como este de Omarska.
 
 
Con el conocimiento pleno de un militar de carrera y los medios de un ejército a sus órdenes, la capital de Bosnia indefensa fue bombardeada sistemáticamente durante 43 meses. Los civiles fueron blanco de disparos de mortero y de francotiradores ante la mirada impotente de los Cascos Azules.
 
De aquí el cargo de genocidio contra Mladic. Genocidio es el crimen más grave reconocido por el derecho internacional. Mladic lo habría cometido también en Sebrenica después de que el Ejército serbio de Bosnia tomó este enclave que estaba bajo la protección ineficaz de la ONU. En julio de 1995, decenas de miles de civiles se habían refugiado en el enclave huyendo del avance de las tropas de Mladic.
 
El general separó a los hombres de las mujeres y de los niños. Durante los cuatro días siguientes, unos 8 mil musulmanes varones de más de doce años fueron fusilados y enterrados en fosas comunes. Mladic fue inculpado a finales del 95 cuando la guerra terminaba.
 
Acumula quince cargos, pero al principio, el general no se escondió; disfrutó de la protección de Milosevic hasta su detención en 2001.
 
El general pasó a la clandestinidad. Al antiguo jefe militar de los serbios de Bosnia le protegió una red de militares serbios en establecimientos militares hasta 2002. Belgrado lo reconoció en 2006.