Última hora

Última hora

Portugal: Un duro camino tras las elecciones

Leyendo ahora:

Portugal: Un duro camino tras las elecciones

Tamaño de texto Aa Aa

Frente a frente, los líderes de los dos principales partidos de Portugal, Passos Coelho, candidato del centro derecha y José Socrates, candidato socialista, se acusan mútuamente de haber agravado la profunda crisis que atraviesa el país.

Pero ambos se han comprometido ya a aplicar el plan de salvamento del FMI y la UE. El margen político es mínimo: la única certeza es que al ganador le espera un trabajo de titanes.

Al pedir ayuda internacional, los portugueses hacen casi irrelevante el resultado de estas elecciones anticipadas, tal es la dura realidad de las cifras.

La aportación total de la operación de salvamento para Portugal se eleva a 78.000 millones de euros, de los que 12.600 millones ya han sido transferidos para hacer frente al vencimiento del plazo de 7.000 millones de euros de deuda e intereses del 15 de junio.

A cambio, Lisboa debe reducir imperativamente su déficit del 9,1% del PIB al 5,9% a final del año en curso.

Es decir, un ahorro de 5.700 millones de euros en un contexto de recesión.

Se prevee una contracción del PIB de un 2% este año y el que viene.

Los portugueses se esperan nuevas subidas de los impuestos, como el IVA, que reduce el márgen de los comerciantes.

Rosa Cunha trabaja 18 horas diarias, pero no es suficiente:

“Antes de que llegara el FMI, la situación ya era difícil. Ya estábamos de rodillas. Y creo que vamos a tener que pagar más. Obviamente, vamos a estar en una situación aún peor. Si ahora ya sufrimos, en un futuro cercano sufriremos aún más”

Contra este fatalismo debe luchar el primer ministro saliente, el socialista José Socrates, para recuperar la confianza de los electores. Socrates se porta garante de un Estado de bienestar que él mismo se ha visto obligado a recortar.

Los sondeos no le presentan como favorito. André Freire, analista, explica las razones:

“Están hartos de Socrates, pero por otro lado, también se preguntan si será mejor o peor tener un gobierno de centroderecha con un enfoque más neoliberal que el FMI

El centroderecha es Pedro Passos Coelho, un ex ejecutivo del sector privado sin experiencia gubernamental. Un punto débil, según sus adversarios, que no impide que los sondeos le señalen como el futuro primer ministro portugués.