Última hora

Última hora

Un seductor cibernético en el Congreso de Estados Unidos

Leyendo ahora:

Un seductor cibernético en el Congreso de Estados Unidos

Tamaño de texto Aa Aa

Era una de las futuras estrellas demócratas, pero sus devaneos por la red le han jugado una mala pasada. El congresista estadounidense Anthony Weiner ha admitido su comportamiento de seductor cibernético.
 
“El pasado viernes por la noche pretendía enviar una fotografía mía por Twitter en forma de mensaje directo como parte de una broma con una mujer de Seattle. Cuando me di cuenta de que la había enviado públicamente, me aterroricé, la quité y dije que me habían pirateado”
 
Weiner, acechado por el escándalo, aludió a una invasión de su cuenta de Twitter y nego haber subido las imágenes. Ahora, entre lágrimas, ha tenido que dar marcha atrás, aunque rechaza presentar su dimisión.
 
“He hecho daño a gente que me importa mucho y a gente que creía en mí, y estoy profundamente arrepentido. Pido perdón a mi esposa y a nuestras familias.”
 
El congresista ha negado que los flirteos por el ordenador o el teléfono culminasen en una relación física. Dice haber sido fiel a su esposa, una de las asistentes personales de Hillary Clinton con la que se casó en 2010. La pregunta ahora es si Anthony Weiner podrá continuar siendo aspirante a la alcaldía de Nueva York.