Última hora

Última hora

Bélgica se ríe de su crisis... por no llorar

Leyendo ahora:

Bélgica se ríe de su crisis... por no llorar

Tamaño de texto Aa Aa

Es la elección de muchos belgas ante una crisis de Gobierno que supera todos los récords. La televisión flamenca Acht 8 emite desde hace algunos meses un programa satírico titulado “Jean se vuelve flamenco”.

El protagonista es un valón, francófono, que quiere convertirse en flamenco.

A través del humor se tocan todos los asuntos espinosos de la crisis sin tomar partido, como nos explica su productor Peter de Maegt:

“Queríamos tratar todo el debate con ironía y también el N-VA y todo el movimiento nacionalista flamenco, pero abriendo un diálogo hacia los nacionalistas, porque creemos ese no es el conflicto fundamental”.

Una gran parte de los belgas cada vez está más convencida de que el verdadero problema es la política. Así ocurre en Sint-Genesius-Rhode (en holandés) Rhode-Saint-Genèse (en francés), una de las localidades flamencas en las que la mayoría de la población es francófona

“Creo que son los políticos los que siembran la cizaña, entre la gente creo que no hay problemas, la polémica es su razón de ser, si no no existirían” comenta una señora.

“No comprendo, saben entenderse, pero de repente hay uno que está contra el otro y en un momento se están peleando como si fueran yo que sé qué… Y por la noche se van a cenar juntos como amigos, por el día se pelean. La política es así, ¿sabe?” explica un señor de la localidad.

Cada día que pasa en esta crisis sin que el socialista Elio di Rupo tenga éxito en sus negociaciones para formar Gobierno crece el descrédito de la clase política belga.

Los francófonos sospechan cada vez más que el objetivo del nacionalismo flamenco es la escisión, aunque estos lo niegan.