Última hora

Última hora

Fukushima da la puntilla al proyecto de vuelta a la nuclear de Italia

Leyendo ahora:

Fukushima da la puntilla al proyecto de vuelta a la nuclear de Italia

Tamaño de texto Aa Aa

La razón por la que Italia renunció a la energía nuclear tiene raíces lejanas: tras la catástrofe de Chernóbil en 1986, la más grave de la industria nuclear civil, los italianos decidieron en referéndum el cierre de las cuatro centrales del país.

Entre ellas, la central Enrico fermi en Trino Vercellese que funcionó entre 1964 y 1987.

La de Caorso, en la Emilia Romana en funcionamiento desde 1978, fue la última en apagar los reactores en 1990. Pero los habitantes de las zonas vecinas siempre han temido una reapertura.

El cierre de sus centrales no impide a Italia importar electricidad de origen nuclear, principalmente de Francia, ni que la compañía italiana de electricidad ENEL invierta en centrales nucleares en otros países, principalmente en Eslovaquia.

Hoy por hoy, el 90% de la energía que consume el país es importada.

Pero la subida del precio del petróleo y del gas, de los que italia es uno de los principales importadores de Europa, y la victoria de Berlusconi en 2008 volvieron a poner la energía nuclear sobre el tapete.

Durante su visita a Francia en 2009, el primer ministro italiano firma un acuerdo con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para construir cuatro centrales nucleares en Italia. Estaba previsto que la primera empezara a funcionar en 2020.

Silvio Berlusconi:

“Actualmente, Francia puede cubrir con energía nuclear cerca del 80% de sus necesidades energéticas. Con dos consecuencias: la primera es que es una producción de energía limpia con un sistema seguro. La segunda es que los ciudadanos franceses pagan por la energía que consumen la mitad que los italianos”

Pero la catástrofe de Fukushima ha arruinado el plan y reforzado aún más el movimiento de oposición a la energía nuclear en Italia, un país donde los terremotos son frecuentes.