Última hora

Última hora

Miles de sirios se agolpan en la frontera con Turquía acosados por el Ejército

Leyendo ahora:

Miles de sirios se agolpan en la frontera con Turquía acosados por el Ejército

Tamaño de texto Aa Aa

Euronews ha sido testigo del drama humano que se está fraguando en la frontera entre Siria y Turquía. El acoso del Ejército de Bachar el Asad ha empujado a miles de familias a las puertas del exilio, muchas ya las han franqueado.

“Este pueblo que está detrás de mi en territorio sirio fue bombardeado anoche por el Ejército, según el testimonio de sus habitantes. Por esa razón han abandonado el pueblo”, comenta el periodista Mustafá Bag.

La misma historia cuentan los habitantes de Jenudi, una localidad situada a unos 7 km de la frontera con Turquía. En el pueblo no hay ni un alma. En los alrededores, aún quedan testigos para contar lo que pasó:

- “Los militares dispararon contra todo lo que encontraron, sin diferenciar a hombres, mujeres o niños. Dispararon incluso a los animales”.

El miedo se extiende como la pólvora por un noroeste del país de mayoría kurda. Con 1,7 millones de miembros, representan la minoría étnica más numerosa en Siria. Tradicionalmente discriminados, muchos kurdos se sumaron a la revuelta prodemocrática, protestas que el régimen ha aplastado sin contemplaciones. El testimonio de los refugiados no deja lugar a dudas:

- “Nos fuimos porque allí solo había muerte. Huimos de la muerte. Huimos con toda la familia y con nuestra hija inválida”, comentaba un anciano bajo una improvisada tienda de campaña.

- “Nos fuimos , pero nos dijeron que volviéramos, que nos nos pasaría nada. Regresamos ayer y de repente cayó una lluvia de fuego sobre el pueblo, por todas partes… Así que hemos vuelto a huir, a dormir sobre la tierra, sin poder recoger nuestros enseres… Los niños han llorado toda la noche. Les asusta todo, los ruidos, los animales salvajes, los bombardeos… Tenemos miedo de todo”, añadía una mujer.

Fuentes locales han transmitido a Euronews sus miedos a que se produzca una avalancha de más de 100.00 refugiados. El gobierno turco trabaja entre bambalinas para frenarla y, llegado el caso, crear una zona desmilitarizada que los acoja en territorio sirio.