Última hora

Última hora

Días grises en Bruselas

Leyendo ahora:

Días grises en Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

Semana crucial para la UE y el euro. El Eurogrupo ha decidido posponer su decisión sobre cómo evitar un desastre para Grecia y la Eurozona. Hay una reunión del Eurogrupo/ Ecofin y un Consejo de ministros de Exteriores de la UE en Luxemburgo, que está cubriendo nuestra compañera Margherita Sforza.

Todo esto con vistas al Consejo Europeo del jueves y viernes, en el que los jefes de Estado y de Gobierno esperan descubrir lo que su colega griego Yorgos Papandreu desvelará sobre el doloroso y polémico paquete de reformas que todavía tiene que aplicar la República Helénica.

Una escena en Berlaymont, la sede de la Comisión Europa, el pasado viernes, muestra la inquietud que reina en Bruselas sobre la situación en Grecia. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, daba una rueda de prensa conjunta con el presidente de Croacia Ivo Josipovic. Hablaban justo después de que la Comisión hubiera dado luz verde a la adhesión de Croacia, que salvo catástrofe se convertirá en el vigésimo octavo país miembro dela Unión Europea a mediados de 2013.

Ahora la decisión sobre el futuro de Zagreb depende de la los Estados Miembros, que tendrán que enfrentarse a la opinión pública de sus países, a menudo reticente a una nueva ampliación de la UE.

Otros países de los Balcanes Occidentales esperan seguir los pasos de Croacia.

Las sonrisas de satisfacción de Barroso y Josipovic se desdibujaron cuando un periodista preguntó al presidente de la Comisión sobre Grecia: ¿Qué opina el presidente de la Comisión sobre la situación política en Grecia? (En aquel momento, Grecia no tenía Gobierno)

Barroso contestó que esperaba un Gobierno en Atenas cuanto antes, y que el futuro Gobierno (que acaba de tomar posesión) tenía que cumplir sus compromisos con las medidas de austeridad como primer paso hacia una solución, y que sólo después los socios de la UE contribuirán a evitar la bancarrota.

Los viernes en Bruselas también son el momento de la manifestación semanal de un grupo de sirios. Les preguntamos por qué se manifiestan precisamente allí: “Porque aquí está el Parlamento Europeo” dijeron. En realidad se manifiestan en la glorieta de Schuman, entre la Comisión Europea y el Consejo, pero entendemos lo que quieren decir. “Pedimos que caiga el régimen de Al Asad” añadían.

Escuchando a los analistas sobre la situación del euro, estar en Bruselas en este momento, a sólo unos metros de las instituciones europeas, es como estar navegando en un pequeño velero al lado del Titanic después de golpear aquel famoso iceberg.

Esperemos, por el bien de todos, que la película del euro no termine igual.