Última hora

Última hora

Indignados en el interior de las instituciones europeas

Leyendo ahora:

Indignados en el interior de las instituciones europeas

Tamaño de texto Aa Aa

Este miércoles, justo después de la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea, he oído aplausos y un acalorado discurso con un megáfono. Me ha parecido un poco raro porque los pasillos del edificio del Ejecutivo comunitario normalmente son bastante tranquilos.

Al acercarme, curioso de profesión, he visto a unas 200 ó 300 personas reunidas en torno a un micrófono entre el comedor y la cafetería, en plena ‘piazza Berlaymont’. No parecía un acto oficial, el ambiente era bastante agitado, así que he preguntado qué pasaba. “Es una manifestación” me dice una mujer. “Los empleados de la UE pedimos mejores condiciones de trabajo”.

La reunión ha sido hace unos minutos, pero si he entendido bien se trata de la llamada “Asamblea General interinstitucional” de los empleados de la UE.

Protestan porque la Comisión ha presentado una enmienda al reglamento del personal de la UE, al parecer sin consultar a los representantes de los trabajadores. También denuncian la situación de precariedad de algunos de sus compañeros.

Los sindicatos amenazan a la Comisión con convocar una huelga si no se escuchan sus reivindicaciones.

Automáticamente he pensado en las manifestaciones de ‘indignados’ que han recorrido España últimamente, en Grecia, donde las protestas van decreciendo pero la indignación sigue siendo gigantesca, como nos cuenta nuestro compañero Olaf Bruns, que acaba de volver de Atenas.

Si finalmente los trabajadores de la UE convocan la huelga, no estoy seguro de que los europeos, especialmente quienes están pasando más dificultades, vayan a entender por qué se manifiestan, dada la reputación que tienen las condiciones laborales de los funcionarios europeos.

En su caso, no dejaría de ser curioso que la Unión Europea, tan criticada a diestra y sobre todo a siniestra por imponer el rigor presupuestario, tuviera su propio movimiento de protesta en el interior de las instituciones, por imponer recortes a las condiciones laborales de sus trabajadores.

Seguiremos de cerca este movimiento de contestación social en el interior de la UE.

*Y en el exterior… Nada mas terminar esta entrada, un grupo de ‘indignados’ se ha reunido en la glorieta de Schuman, entre la Comisión Europeo y el Consejo Europeo. Cuando faltan sólo unas horas para la crucial Cumbre Europea han celebrado, como los trabajadores de la UE, su Asamblea General.