Última hora

Última hora

Juicio al horror de los campos de la muerte

Leyendo ahora:

Juicio al horror de los campos de la muerte

Tamaño de texto Aa Aa

Hoy son cuatro ancianos sentados en el banquillo de los acusados, pero hace treinte años Nuon Chea, de 84 años, ideólogo y número dos del régimen; Khieu Samphan, de 79 y antiguo presidente de la República Democrática de Kampuchea; Ieng Sary, de 85 y ex ministro de Exteriores; y su esposa, Ieng Thirith, de 79 y responsable entonces de asuntos sociales, participaron activamente en el genocidio de dos millones de personas.

Ellos son los cuatro últimos grandes dignatarios del régimen del Jemer Rojo que aún están vivos y que no han sido juzgados. Los camboyanos no sólo esperan justicia de este proceso, quieren saber por qué Pol Pot y sus huestes de guerrilleros, considerados al principio como una fuerza liberadora por la población, masacraron a su propio pueblo durante los cuatro años en los que el régimen trató de imponer una utópica sociedad agraria en Camboya.

En abril de 1975, tras varios años de guerra civil, las tropas dirigidas por Pol Pot, comunista de inpiración maoista toman el poder e inmediatamente después, instauran una sangrienta dictadura.

Abogan por la lucha contra el imperialismo, la eliminación de los intelectuales y la reeducación mediante el trabajo manual. Miles de ciudadanos murieron de hambre y extenuación en los campos de trabajo.

Otros, los detenidos por cualquier motivo, acabaron aquí, en la prisión de Tuol Sleng más conocida como campo S-21. El simple hecho de llevar gafas podía conducir al internamiento.

Hombres, mujeres y niños fueron torturados en estas celdas y después ejecutados. Quince mil personas murieron en estas instalaciones. Cuando las tropas vietnamitas venidas a liberar Camboya en 1979 entraron en el campo S-21, descubren la magnitud del horror. Escondidos detrás de los montones de cadáveres, cinco niños, de los que uno muere poco después. En total, sólo 7 personas sobrevivieron al campo S-21.

Casi dos millones de personas, una cuarta parte de la población, murió durante el régimen del Jemer Rojo. El principal responsable de la masacre, Pol Pot, murió en la jungla en 1998 sin sentarse en el banquillo.

El tribunal internacional creado por Naciones Unidas hace cinco años con solo había juzgado a Duch, director del principal centro de tortura de la guerrilla, y condenado a una pena de 35 años de cárcel.