Última hora

Última hora

Una visión crítica de la especulación

Leyendo ahora:

Una visión crítica de la especulación

Tamaño de texto Aa Aa

Desde el primer día del G20 de Agricultura en París, con el slogan “las finanzas fuera de nuestra comida”, las ONGs han manifestado su cólera contra quienes especulan en los mercados de materas primas agrícolas.

Para ese colectivo, la especulación es responsable en gran parte de la inestabilidad en los precios de la alimentación.

Su clamor fue escuchado por los ministros del G20 en París para quienes la especulación debe controlarse y frenarse. Esa es al menos la opinión de la presidencia francesa del G20.

Bruno Le Maire, Ministro francés de Agricultura :

“El presidente de la república lo ha dicho en varias ocasiones: la especulación en los mercados agrícolas es absolutamente inaceptable porque implica especular sobre el hambre en el mundo. Por ejemplo es inaceptable que un puñado de inversores poco escrupulosos compren una parte importante de los inventarios de cacao únicamente para revenderlos más tarde con el fin de cobrar una plusvalía”.

Antoine Juillard :

“Cuál es la parte de especulación en los mercados de materias primas? ¿Existe realmente una inestabilidad en los precios agrícolas que se debe a la especulación? Para saberlo interrogamos a Philippe Chalmin profesor de la Universidad de París Dauphine uno de los grandes expertos mundiales en materias primas agrícolas”.

Para este profesor de de historia económica, somos todos, un poco, especuladores, sin saberlo…

Philippe Chalmin : profesor de Historia Económica de la Universidad Paris-Dauphine:

“A partir del momento en que un precio es inestable, a todo operador ya sea productor, consumidor o intermediario le interesa anticipar que va a pasar mañana, así pues por definición todos somos especuladores. Después hay un segundo nivel, el de la especulación financiera : son personas que vienen a jugar, si digo bien a jugar, sobre la evolución de un mercado sin tener necesidad de ocuparse de entregar o aceptar físicamente el producto en cuestión.”

Pienso en todos los actores financieros que juegan en los diferentes mercados, por ejemplo quienes nos están viendo son también especuladores, pues participan indirectamente a través de su afiliación a los fondos de pensiones y compañías de seguros.

Hay que darse cuenta de que hablamos de mercados en los cuales los intercambios físicos tienen siempre razón. La experiencia demuestra que en numerosos mercados, en los que no hay especulación financiera las variaciones de precios y la inestabilidad son igualmente grandes. No hay por ejemplo especulación financiera en el mercado del arroz, a diferencia del mercado de cereales,. Sin embargo la estabilidad en el precio del arroz ha sido en el verano de 2008 más importante que la registrada en el mercado del trigo.

Cuando un precio sube, no hay que gritar sin sentido contra la especulación. Más bien hay que preguntarse qué mensaje no está transmitiendo el mercado. Cuando los precios se disparan como hoy, lo que nos dice el mercado es que la población mundial tiene hambre…”