Última hora

Última hora

El Proyecto de la Ruta de la Seda: Fusión musical y cultural

Leyendo ahora:

El Proyecto de la Ruta de la Seda: Fusión musical y cultural

Tamaño de texto Aa Aa

Una fusión entre occidente y oriente. Esa es la apuesta del Proyecto de la Ruta de la Seda. Su fundador es el reconocido chelista Yo-Yo Ma y su objetivo es fomentar el intercambio de ideas y con ello la inspiración de los artistas.

Hablamos con él en Nueva York. Yo-Yo Ma es en sí mismo un ejemplo de multiculturalismo y eso se ve en su trabajo. Sus padres son chinos pero nació en París y con 7 años se mudó con su familia a la Gran Manzana, donde completó la mayor parte de su formación musical.

Yo-Yo Ma: “Lo que me encanta de Nueva York hoy en día es que aglutina a un gran número de personas de todo el mundo y hay una interacción constante”.

La interacción es también vital para el Conjunto de la Ruta de la Seda, el grupo detrás del proyecto. El intercambio cultural es fundamental entre sus miembros, unos 60 procendentes de 20 países.

Yo-Yo Ma: “Lo primero de todo, creo que trabajar con alguien requiere algo fundamental, confianza mutua. Tienes que desarrollar esa confianza. Y parte de ello es que cuando admiras a alguien, cuando te gusta lo que hace, aunque no lo entiendas pero te fascina y está lo suficientemente cerca de lo que tu haces para saber que es bueno, es pedirle que te enseñe”.

El proyecto recibe su nombre de la famosa Ruta de la Seda, que durante 2000 años conectó China con el Mediterráneo.

La composición de nuevas canciones es fundamental para los artistas. Por ejemlpo, “Silent City” fue escrita por Kayhan Kalhor, un miembro iraní del grupo. Toca el Kamanche, un instrumento persa de cuerda frotada.

Yo-Yo Ma: “Cuando estamos todos juntos es como un grupo de viejos amigos que se reunen. Rápidamente nos ponemos a intercambiar ideas, damos unos conciertos y luego volvemos a nuestras vidas y pensamos en lo ocurrido”

Las visitas mutuas forman igualmente parte del intercambio multicultural.

Yo-Yo Ma: “Me gustaría visitar a Kayhan en Teherán, a Sandeep en Nueva Deli o a Alim en Azerbayán. Así podría conocer mejor la sociedad y las familias de las que proceden. Eso nos proporcionaría un mayor entendimiento. Es como cuando conoces a los padres de tu novia”.

La energía de Yo-Yo Ma es inagotable. Además de ser el director artístico y tocar en el Proyecto de la Ruta de la Seda, es un reputado chelista clásico que actúa con las mejores orquestas del mundo. Por si no fuera poco, también tiene tiempo para ayudar a los nuevos talentos: “Me encanta el talento, me encanta ver a gente con chispa, y si no la tienen, me encantan ver cómo la desarrollan. Una vez que han conseguido ese “algo” que les hace diferentes, y tienen la voluntad necesita para lograr cosas, entonces quieren mostrar al mundo quienes son. La pregunta es, ¿puedo ofrecerles algo? Por lo general no, porque ya saben lo que quieren, pero este viejo siempre estará dispuesto a ayudar.

Para cerra, Yo-Yo Ma nos da la clave de su día a día en el Proyecto de la Ruta de la Seda: “Para mi, lo importante es encontrar algo que sea realmente bonito y transcendente, y compartirlo con el grupo”.

En esta edición de Música, podrá oír fragmentos de “The Giant’s Dream” y “Crying Song”, ambas de Gabriela Lena Frank e incluidas en el álbum “¡Chayraq”, y “The Silent City”, movimiento final de Kayhan Kalhor.