Última hora

Última hora

La tasa Tobin desata la tempestad en la City

Leyendo ahora:

La tasa Tobin desata la tempestad en la City

Tamaño de texto Aa Aa

Este abultado sobre distribuido el miércoles por la noche en Bruselas, incluye una auténtica declaración de guerra a la City: la Comisión de Bruselas propone financiar el presupuesto europeo con una tasa sobre las transacciones financieras.

Es la famosa tasa Tobin ideada hace 30 años por el premio Nobel de economía James Tobin.

La medida podría aportar entre 50 y 70 mil millones de euros anuales a la Unión Europea, una cantidad considerable en tiempos de crisis, pero según las autoridades británicas, también podría provocar un éxodo de los bancos de la city de Londres hacia Estados Unidos y Asia.

Al menos, es lo que dicen las autoridades británicas que han tachado la iniciativa de surrealista.

Sin embargo, Londres apoyó esta iniciativa franco alemana durante una cumbre de los 27, pero ahora considera que los europeos no pueden actuar por su cuenta.

El no británico a la nueva tasa, consenso obliga, es suficiente para enterrar el proyecto, pero entonces, ¿por qué semejante propuesta? según este experto, para satisfacer a la opinión pública.

Jorge Nuñez Ferrer:

“Cuando escuchas en las noticias una y otra vez que después de todo lo que ha pasado los bancos siguen teniendo beneficios y sus responsables siguen teniendo primas, es normal que cuando te dicen que van a hacer algo contra eso, cuando te dicen que van a cambiar esa dinámica con la tasa Tobin, es normal que la gente lo apruebe”

Deseoso de aumentar el presupuesto europeo disminuyendo al mismo tiempo la contribución de los Estados Miembros, José Manuel Barroso defiende otra iniciativa: extraer de manera uniforme en todos los países m, una partida de su colecta de IVA nacional de entre el uno y el cinco por ciento.

Pero eso significa también un uno por ciento menos en el presupuesto de los Estados en pleno rigor presupuestario…de ahí que el aumento del 5% preconizado por Bruselas se le atragante a muchos.

Los Estados Miembros, la Comisión y el Parlamento tienen por delante dos años de discusiones sobre una batalla cifrada en mil millones de euros.