Última hora

Última hora

La crisis política belga entra en un callejón de difícil salida

Leyendo ahora:

La crisis política belga entra en un callejón de difícil salida

Tamaño de texto Aa Aa

Los nacionalistas flamencos de la N-VA (Alianza Nacionalista Flamenca) han rechazado este jueves la enésima propuesta de reforma estatal del socialista francófono Elio di Rupo.

El líder de la N-VA Bart de Wever lanzaba el jarro de agua fría este jueves por la tarde: “Desafortunadamente tras un profundo estudio de la propuesta, la N-VA cree que la propuesta no es una base suficiente para iniciar las negociaciones”, anunciaba.

El conflicto en torno al distrito de Bruselas sigue enquistado. Para la alcaldesa francófona de la región Veronique Caprasse, la propuesta de separar los municipios francófonos, con más de 150.000 habitantes, significa “anular a la comunidad francófona” a nivel electoral. “La escisión significa vender a los francófonos de la periferia” asegura.

Di Rupo, en un nuevo intento de formar Gobierno, propuso separar las 6 poblaciones francófonas de la periferia de Bruselas del resto.

Una importante concesión a la comunidad flamenca. Sin embargo la negativa de la N-VA, ganadora de las últimas elecciones bloquea cualquier avance.

El alcalde de Dilbeek, el liberal flamenco Stefaan Plateau, explica que cuando conoció el texto le pareció que había que mejorar algunos puntos, “como los gastos, los impuestos e inversiones” pero estuvo “agradablemente sorprendido”.

Sin embargo son tantos meses de crisis política, que además de llevar a Bélgica al Libro de los Récords, la población se interesa cada vez menos por las negociaciones de sus políticos.