Última hora

Última hora

Boicotear las colonias, prohibido en Israel

Leyendo ahora:

Boicotear las colonias, prohibido en Israel

Tamaño de texto Aa Aa

Los movimientos anticolonización han perdido la primera batalla contra el lobby de los colonos y la extrema derecha israelí, que han conseguido aprobar una ley que prohibe llamar a boicotear actividades y productos originarios de los asentamientos judíos en Cisjordania.

La ley fue adoptada ayer con la oposición del consejero jurídico de la Knesset, que ha advertido de que es contraria a la libertad de expresión y podría ser anulada por el Tribunal Supremo. Siete ministros se abstuvieron, pero para el titular de Ciencia, la ley está justificada:

Daniel Hershkowitz:

“Boicotear los productos israelíes o los productos producidos en cualquier parte de israel, es una acción económica contra el Estado de Israel. Y como cualquier otro Estado debe defenderse a sí mismo, Israel tiene que defenderse ante ese tipo de acciones”

La polémica surgió hace unos meses, cuando unos actores conocidos se negaron a actuar en el teatro de Ariel, una de las principales colonias construidas en la Cisjordania ocupada por Israel.

La nueva ley contempla importantes multas de hasta 10.000 euros a quienes llamen al boicot, que se exponen además a eventuales demandas de indemnizaciones.

El 52% de los israelíes apoyan la ley, secundada también por los colonos.

Shimi, colono:

“No me gustaría que nadie me boicotease ni quiero que otros grupos minoritarios en Israel sean boicoteados. No quiero que se boicotee a los árabes, ni a los etíopes, asi que no veo por qué tenemos que boicotear a los colonos, ¿qué objeto tiene?”

El problema, según este profesor, es para la democracia israelí.

Michael Karayanni, profesor de derecho de la Universidad Hebrea:

“El primer problema con la ley es que convierte el boicot en algo ilegal, en un acto civil ilícito, pero boicotear siempre se ha considerado una forma de protesta, y protestar es parte integral de toda democracia”

Otro problema es la discriminación que establece la ley que no prohibe, por ejemplo, llamar al boicot de las tiendas donde se vende carne de cerdo como hacen los ultraortodoxos o a los consumidores para protestar por el coste de la vida.