Última hora

Última hora

EE UU al borde de la quiebra

Leyendo ahora:

EE UU al borde de la quiebra

Tamaño de texto Aa Aa

La espada de Damocles del impago pende sobre Estados Unidos.

Tras meses de negociaciones estériles, demócratas y republicanos no se han puesto de acuerdo en forzar el mecanismo que tiene a los acreedores en vilo: el que fija el límite de la deuda.

La implicación del presidente Obama no ha cambiado las cosas, más bien al contrario.

Sólo el Congreso puede autorizar una ampliación de ese límite para impedir un endeudamiento ilimitado del país.

El problema es que Estados Unidos llegó en mayo al límite de su deuda, establecido en 14,3 billones de dólares. Si el dos de agosto se sigue sin acuerdo, el país entraría en suspensión de pagos por primera vez en su historia.

Una eventualidad que los mercados comienzan a contemplar, como reconoce el jefe de estrategia e inversiones de Standar & Poor’s:

Sam Stovall, Jefe de estrategia e inversiones de Standard & Poor’s:

“Creo que aunque la mayoría de la gente en Wall Street no espera que vaya a suceder lo impensable, es decir que el Congreso no se ponga de acuerdo en aumentar el techo de la deuda, cada día que pasa estamos un poco más preocupados de que pueda suceder”

La solvencia del país sufrió un revés el 13 de julio, cuando Moodys anunció que vigilaría de cerca la triple A de la nota estadounidense, es decir, la que premia a los buenos pagadores.

Además, la economía estadounidense no tiene el viento en popa. Basada durante años en el consumo a crédito, el endeudamiento para seguir consumiendo, ahora las cuentas del país están desequilibradas.

El déficit público de Estados Unidos representa el 11% de su PIB en 2011, reducirlo es imperativo.

El presidente Obama quiere un acuerdo lo más equilibrado posible:

“Todos estamos de acuerdo en que deberíamos usar esta oportunidad para hacer algo significativo con la deuda y el déficit”

El problema es cómo hacerlo, y los republicanos tienen una idea precisa:

John Boehner, portavoz de la cámara de Representantes:

“El presidente sigue insistiendo en subir los impuestos y no son lo suficientemente serios sobre reformas fundamentales para resolver el problema a corto o medio plazo”

El plan de reducción del déficit de Obama contempla recortar 4 billones de dólares en 12 años, reformando programas sociales como Medicare, la sanidad para mayores de 65, reduciendo el presupuesto de Defensa y suprimiendo ventajas fiscales para los ricos.

Los republicanos quieren reducir 5,5 billones de dólares de déficit en 10 años privatizando Medicare, eliminando subvenciones a la educación y medioambiente, pero no toca las ayudas fiscales a los más ricos.

Pero más que las diferencias entre demócratas y republicanos, que en el pasado siempre han conseguido ponerse de acuerdo, el escollo más importante es el bloqueo del Tea Party. Para los representantes del movimiento ultraconservador, impuestos y compromisos son palabras impronunciables.