Última hora

Última hora

La zigzagueante política de Merkel

Leyendo ahora:

La zigzagueante política de Merkel

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos a Close-Up Europa.

Los gobiernos, los mercados financieros y los ciudadanos europeos parecen absorbidos por la crisis de la deuda en la zona euro.

La situación plantea cuestiones fundamentales sobre la responsabilidad, la solidaridad y las funciones básicas de los gobiernos, que cada país interpreta a su manera.

Alemania desempeña un papel clave en la crisis debido a su potencia económica. El país se da cuenta, muy a regañadientes, de que el poder financiero va parejo con el liderazgo político. El gobierno de Berlín se debate entre lo que quiere su opinión pública y lo que esperan sus socios europeos.

OKEl Euro, pendiente de Merkel
 
 
La crisis del Euro pesa sobre la canciller alemana, incluso cuando está lejos de Europa. De visita en África la semana pasada, Angela Merkel, imperturbable, rechazó toda reunión precipitada de los jefes de Estado europeos.
 
 
Las palabras de la dirigente de la principal economía europea llegan en unos momentos en los que la tempestad de la crisis del Euro arrecia de nuevo. Y esta vez amenaza a Italia y a España, tercera y cuarta economías de la Eurozona.
 
 
Merkel desdecía así la prisa manifestada en Madrid por el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy: 
 
 
“Espero ansioso las propuestas del Eurogrupo en un plazo corto, muy corto, y hasta añadiría la palabra urgente. Es muy urgente que el Eurogrupo nos haga propuestas para detener el riesgo de contagio”
 
 
Desde el principio de la crisis, a finales de 2009, Merkel titubea a la hora de salvar a Grecia y después a Irlanda y Portugal, al tiempo que jura hacer lo necesario para salvar el Euro.
 
En mayo de 2010, bajo la presión de los mercados y de sus socios del Euro, acepta por fin la creación de un fondo de estabilidad financiera creado el 9 de mayo en Bruselas y aprobado poco después en el Bundestag.
 
Angela Merkel se ve obligada a explicar a la reticente opinión pública alemana la contribución de Berlín:
 
“Este paquete está destinado a fortalecer y proteger nuestra moneda común. Es un hecho sin precedentes en la historia del euro y de la Unión Europea y estamos protegiendo nuestra moneda en esta situación extraordinaria. Y para nuestros ciudadanos, permítanme decirlo de esta manera: estamos protegiendo el dinero de los alemanes”
 
Pero la canciller no consigue evitar el castigo en las urnas, y pierde la mayoría en el Bundesrat, el Consejo Federal, tras varias derrotas electorales regionales, sobre todo la del feudo histórico de la CDU, el land de Baden-Württemberg.
 
En efecto, la popularidad de Merkel cae en picado pese a los buenos resultados de la economía alemana, impulsada por sus exportaciones.
 
 
El porcentaje de paro, del 7% es el más bajo desde la reunificación hace veinte años. El crecimiento, del 1,5% en el primer trimestre ha sorprendido: el FMI prevee que se mantenga en el 3,2% este año.
 
 
El resultado es que las cuentas alemanas se equilibran: el déficit del 3,3% se reducirá al 2% en 2012, y la deuda, que representa el 82% del PIB alemán, perderá un punto porcentual en 2012.
 
 
Para calmar a su opinión pública en 2010, durante la Cumbre de Deauville con Sarkozy, Merkel abogó por la contribución de los inversores privados para saldar una parte de la deuda de los países con dificultades.
 
Al hacerlo, Berlín abrió la caja de Pandora, y no es seguro que una vez más no decida dar marcha atrás.
 
 
Claudia Kade: “Alemania está aislada dentro de la UE”
 
Conectamos con Berlín para Hablar con Claudia Kade, corresponsal política del diario Financial Times Alemania. Oímos a menudo que los alemanes están hartos de la crisis de la deuda, que no quieren ser quienes paguen por la falta de disciplina de Grecia, Portugal y tal vez pronto, Italia. Según su análisis ¿cuál es el grado de solidaridad europea en Alemania en este momento?
 
 
 
Claudia Kade, Financial Times Alemania:
En esta cuestión Alemania está dividida a partes iguales. El pasado fin de semana se publicó una encuesta según la cual el 50 por ciento de los alemanes están dispuestos a apoyar la Unión Monetaria pase lo que pase. Sin embargo, el otro 50 por ciento se niega a hacerlo. Y eso es un problema para la canciller Angela Merkel, porque haga lo que haga y decida lo que decida, enfadará a la mitad del electorado.
 
 
Stephan Grobe, euronews: 
Inversores y analistas financieros critican la zigzagueante política del gobierno alemán y de la canciller Angela Merkel. Ya sea el plan de rescate griego, los intereses penales de los préstamos de rescate o un gobierno económico europeo. La canciller Merkel parece derrotada e indefensa. ¿Por qué es así, qué hay detrás de esa impresión?
 
 
 
Claudia Kade:
En primer lugar, la población está dividida. Pero además, incluso en su propio campo en el gobierno el número de euroescépticos ha aumentado. Entre los liberales y la Unión Social Cristiana en Baviera
hay voces poderosas que no están dispuestas a utilizar miles de millones de los contribuyentes para estabilizar la Unión Monetaria.
 
Por lo tanto, Angela Merkel, ha de prestar atención a eso. Además, está en conflicto permanente con su propio ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, sobre cómo lidiar adecuadamente con la crisis.
 
Todo esto no contribuye a que la canciller tenga una estrategia clara. Además, es alguien que duda mucho. En situaciones como la crisis en Grecia, Portugal e Irlanda, los mercados reaccionan mucho más rápido que la canciller.
 
 
euronews: Permítame que destaque otro punto importante, el de la política de nombramientos internacionales. El gobierno Merkel fue incapaz de designar a un alemán al frente del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional. ¿Por qué esa extraña pasividad? en un país de 80 millones de personas, ¿cómo es que no había ni un sólo candidato apropiado?
 
 
Claudia Kade:
En lo que respecta al BCE, había un candidato alemán, Axel Weber, que era el antiguo jefe del Bundesbank. Pero después se retiró por sorpresa. Hubo varias explicaciones de por qué lo hizo, al parecer, no se sentía suficientemente apoyado por Merkel, aunque desde la Cancillería sostengan que siempre le apoyaron. Por lo tanto, Merkel se vió sobrepasada por los acontecimientos e incapaz de
presentar a otro candidato de prestigio internacional rápidamente. Lo mismo ocurrió con el máximo cargo del FMI. Estaba tan anonadada con el caso Strauss-Kahn que no reaccionó lo suficientemente rápido. Pero seamos sinceros: Alemania ya no está segura de tener un amplio apoyo europeo. De hecho, a Alemania se la ve aislada dentro de la UE.
 
  
euronews:
Esto me lleva a la cuestión del apoyo político en Europa. ¿Quiénes son los aliados de Merkel?
 
 
 
Claudia Kade:
Bueno, en lo que se refiere a las líneas generales de la crisis, por ejemplo, a la necesidad de adoptar medidas de austeridad y reformas estructurales en los países de la deuda, Angela Merkel, sólo puede contar con algunos de sus aliados más pequeños, como Austria y Holanda. Pero está claro que Alemania no puede seguir adelante sin Francia. Los dos países deben llegar a un acuerdo y avanzar juntos. Y ese es el problema: Nicolas Sarkozy marcha en una dirección totalmente diferente a Angela Merkel
 
euronews: Gracias por sus consideraciones, Claudia Kade del Financial Times Alemania.