Última hora

Última hora

Murdoch el hacedor de reyes

Leyendo ahora:

Murdoch el hacedor de reyes

Tamaño de texto Aa Aa

Rupert Murdoch, el todopoderoso magnate de la prensa perseguido por los medios, y peor, blanco de la cólera del público.

Murdoch pidiendo perdón…una imagen muy diferente del empresario que se forjó la reputación de hombre duro y frío, motivado sólo por los negocios, los beneficios y el poder. Murdoch se vanagloria de haber hecho elegir a la mayoría de los primeros ministros británicos desde los años 70.

Un inmenso poder que pone tanto al servicio de los conservadores, en la década de los 80 y principios de los 90, como de los laboristas más tarde para volver a los conservadores cuando la estrella del New Labour entra en declive.

Patrick Wintour, periodista político de The Guardian, recuerda aquel momento:

“Lo que tiende a hacer la prensa de Murdoch es olfatear quién va a ganar las próximas elecciones, quién es suceptible de hacerlo y le apoyan. y luego lo hacen público, como en el congreso del Partido Laborista cuando el periódico the Sun público que abandonaba a Gordon Brown para apoyar a David Cameron, una demostración de poder muy arrogante”

En mayo de 2010, Rupert Murdoch fue el primer gran patrón de la prensa recibido por el recién llegado primer ministro, David Cameron, a quén el magnate había apoyado.

Posteriormente se celebran otras audiencias con ejecutivos de su imperio a las que asistieron entre otros, Rebekah Brooks y James Murdoch.

Pero lo más embarazoso para el primer ministro es la contratación de Andy Coulson, antiguo redactor jefe de News of the World.

Patrick Wintour:

“Su principal reto es explicar por qué, contra la opinión de los consejos de mucha gente, decidió nombrar director de comunicación al antiguo editor jefe de News of the World. Pero no sólo le hizo director de comunicación del Partido Laborista, sino que también se lo llevó al 10 de Downing street cuando gano las elecciones.”


View Rupert Murdoch's empire in a larger map

Salpicado por el escándalo de las escuchas ilegales, Coulson tuvo que dimitir en enero de este año de su puesto de jefe de comunicación de Cameron.

Detenido el 8 de julio, Coulson restá ahora en libertad bajo fianza.