Última hora

Última hora

Serbia pasa página

Leyendo ahora:

Serbia pasa página

Tamaño de texto Aa Aa

La detención de Hadzic representa la última línea recta en las difíciles negociaciones que han mantenido durante 18 años Bruselas y la justicia de la Haya.

Un férreo pulso diplomático jalonado de investigaciones más o menos exhaustivas en el terreno y conflictos con diferentes fuerzas de seguridad nacionales para capturar y juzgar a 161 personas inculpadas de crímenes durante los conflictos en la antigua Yugoslavia a principios de los años 90.

En el banquillo de los acusados del TPI para la ex Yugoslavia hay y ha habido altos responsables serbios, como Milosevic, Karadzic y Mladic, pero también dirigentes croatas como Ante Gotovina.

El ex comandante que dirigió en el 95 la operación para expulsar a los serbios de la autoproclamada República Serbia de Krajina fue condenado a 24 años de cárcel.

Su detención abrió a Croacia las puertas de la UE y sobre todo, marcó el camino a seguir a Serbia, titubeante en su busca de criminales de guerra.

En 2006 Bruselas aumenta la presión y

bloquea las negociaciones del Acuerdo de Asociación con Serbia, fase previa para ser candidato a la adhesión a la UE, para intentar sacar de su inmovilismo a las autoridades serbias, paralizadas desde el arresto de Milosevic en 2001.

La perspectiva europea puede más que la hostilidad de una parte de la población serbia hacia el Tribunal de la Haya, tildado de antiserbio por parte de la opinión pública. Belgrado intensifica la persecución de los prófugos y consigue detener a todos los sospechosos acusados por el TPI.

Un esfuerzo saludado hoy desde Bruselas y la Haya. Catherine Ashton, jefa de la diplomacia europea:

“A medida que Serbia avanza para resolver problemas de su pasado, avanza hacia un futuro con una gran perspectiva europea”

Frederic Swinnen, asesor del fiscal jefe del TPI para la Antigua Yugoslavia:

“Serbia ha aportado pruebas visibles de que su colaboración con el tribunal no es una promesa vacía, sino un compromiso genuino. Esperamos que ahora Serbia nos ayude con el trabajo que tenemos entre manos”

La detención de Hadzic marca el principio del fin del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia.

También Serbia pasa página ubicándose más cerca que nunca de Europa.