Última hora

Última hora

Hadzic entre rejas por un Modigliani

Leyendo ahora:

Hadzic entre rejas por un Modigliani

Tamaño de texto Aa Aa

El presunto criminal de guerra y ex-líder serbocroata, Goran Hadzic, cayó el miércoles en manos de los servicios secretos serbios en Krusedol, a una hora en coche de Belgrado.

La pista que condujo a su detención fue un cuadro del pintor italiano Modigliani, que se encontró en el registro del domicilio de uno de sus amigos, y que el fugitivo pretendía vender.

Era un botín de la Guerra de Croacia, que dejó en Vukovar una huella imborrable de muerte y desolación.

La comunidad internacional celebra su detención pero los habitantes de esta ciudad creen que su arresto llega algo tarde.

“Por supuesto que estamos contentos al saber que ha sido detenido. Aunque pienso que se trata de un movimiento político ahora que Serbia necesita entrar en la Unión Europea”, explica Ante Micic, uno de sus vecinos.

“Ya era hora de que lo detuviesen. Ahora tendrá que comparecer ante la justicia y responder de lo que hizo aquí”, comenta Mara Peljkovic, una enfermera del hospital de Vukovar.

Precisamente, uno de los crímenes que se le imputan es la matanza de Ovcara, donde murieron asesinados 264 civiles, en su mayoría croatas, que las fuerzas serbias sacaron del hospital de Vukovar, en el que se habían refugiado.

2.000 croatas siguen aun desaparecidos y 42.000 personas abandonaron la ciudad huyendo de la limpieza étnica.

Goran Hadzic es el último de los 161 grandes criminales, que cierra la lista de los fugitivos del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY).