Última hora

Última hora

Portugal se aprieta de nuevo el cinturón

Leyendo ahora:

Portugal se aprieta de nuevo el cinturón

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos a Close Up Europa. La crisis se ha cebado con Portugal, que ha sufrido varios reveses este mes. En primer lugar, la agencia de calificación estadounidense Moody’s rebajó a bono basura la nota de la deuda soberana del país.

Poco después, el gobierno descubrió otro agujero en su presupuesto de cerca de dos mil millones de euros. El resultado es que los portugueses van a tener que volver a apretarse el cinturón. Por si fuera poco, acecha el fantasma de la recesión: según el Banco central de Lisboa, la economía se contraerá este año y el que viene debido a las diferentes medidas de austeridad.

La UE y el FMI han prometido a Portugal un préstamo de 78 mil millones de euros. Lisboa espera que sea suficiente.

Austeridad para afrontar la crisis de la deuda

La anunciada reducción a la mitad de la paga de navidad de este año, muy criticada por los sindicatos, es el símbolo de la dolorosa cura de austeridad iniciada por el gobierno portugués.

La medida que representará algo más de mil millones de euros en las arcas estatales, muestra la voluntad de Lisboa de reembolsar rápidamente el préstamo de 78 mil millones de euros acordado por el FMI y la Comisión Europea.

La urgencia de las medidas está a la altura de la deuda pública, que el año pasado representaba el 93% del PIB. Este año, sobrepasará por primera vez el valor del PIB, el 101,7% y en 2012, seguirá aumentando.

En su primera cumbre europea tras su elección a finales de junio, el nuevo primer ministro, Pedro Passos Coelho, quiso mostrar que Portugal era capaz de reaccionar antes que Grecia:

“No vamos a descansar hasta que no podamos devolver la confianza que han depositado en nosotros. Puedo asegurarles que hacemos todo lo que está en nuestro poder, con la Comisión Europea el Banco Centra Europeo y el FMI para que el programa de austeridad sea un éxito”

Después de tres planes de austeridad diseñados por el anterior gobierno socialista, el nuevo ejecutivo de centro derecha debe llevar a cabo reformas fiscales difíciles, recortar el gasto público y privatizar si quiere respetar el plan de salvamento.

Pero esto amenaza con agravar el coste social de la crisis: las previsiones apuntan a que el paro pasará del 12,5% este año, al 13,2% el año que viene.

Los trabajadores que cobran el salario mínimo, que es de 485 euros, se ha duplicado en los últimos seis meses.

Pero el principal desafío sigue siendo el crecimiento económico, que tras casi seis años rozando el estancamiento, se contraerá según las previsiones a menos 2,3% al menos durante dos años.

Así, los mercados dudan sobre la capacidad de Portugal de reembolsar el préstamo de la troika sin nuevas medidas de austeridad y un nuevo préstamo.

A principios de mes, Moody’s rebajó a bono basura la nota de la deuda soberana del país.

Además de un nuevo aumento de los intereses sobre la deuda soberana a valores cinco veces superiores a los de hace un año, Moody’s desencadenó la rabia de los internautas portugueses, que le han dedicado este vídeo.

Con su rebaja de la nota, Moody’s ha considerado que la situación portuguesa es peor incluso que la de Pakistán.

Álvaro Almeida: “El gobierno portugués va por buen camino”

Filipa Soares, euronews:

Para analizar la situación de Portugal, hablamos con Álvaro Almeida, profesor de la Facultad de Economía de Oporto y antiguo economista del Fondo Monetario Internacional. Profesor, Portugal y Bruselas han criticado la decisión de Moody’s de rebajar a bono basura la nota de la deuda soberana del país. ¿Cree que hay razones para indignarse?

Álvaro Almeida, Profesor de la Facultad de Economía de Oporto:

Yo creo que han exagerado un poco, porque lo que Moody’s está diciendo con su nota es que hay una posibilidad considerable de que pueda haber un incumplimiento parcial por parte del gobierno portugués en lo que respecta a su deuda.

Y yo creo que eso es una realidad. Existe esa posibilidad en la medida en que existe la hipótesis de que los prestamistas privados tengan que participar en la financiación de los países de la eurozona que están sujetos a programas de ajuste.

Si eso sucede, esos prestamistas tendrán pérdidas, y por tanto habrá un incumpimiento parcial.

euronews:

Teniendo en cuenta el índice de crecimiento que tiene normalmente Portugal, ¿cree que el país va a tener dinero para pagar los intereses del préstamo de la Unión Europea y el FMI?

Álvaro Almeida:

Ese es uno de los grandes riegos, y precisamente por eso existe la posibilidad de que no haya dinero.

Efectivamente, en la última década Portugal ha tenido un crecimiento muy lento, de hecho uno de los crecimientos más lentos del mundo, y ese crecimiento lento significa que no está generando recursos que permitan pagar la deuda. Si la deuda está aumentando y los recursos que permiten pagarla no aumentan, existe la posibilidad de que no puedan pagar. No quiere decir que sea lo más probable, pero es una posibilidad que hay que tener en cuenta.

euronews:

Habiendo participado en la negociación de los programas de ayuda del FMI a México, Armenia y Venezuela, ¿qué le parece el programa de ayuda a Portugal? ¿es suficiente o cree que Portugal requerirá más ayuda como Grecia?

Álvaro Almeida:

Si el programa se aplica tal y como ha sido concebido, creo que será suficiente.

El programa de Portugal tiene una diferencia con respecto a otros programas del FMI: es un programa muy exigente, sobre todo durante los primeros seis meses, que corresponden al segundo semestre de 2011.

Durante ese periodo hay un enorme paquete de medidas que hay que poner en marcha y si consideramos que el gobierno portugués es un gobierno reciente, podría resultarle difícil aplicar tantas medidas en tan poco tiempo. En mi opinión, ese es el principal riesgo. Pero si consiguen aplicar las medidas, si el programa se aplica correctamente, creo que será un éxito.

euronews:

Teniendo en cuenta las medidas adoptadas hasta ahora, ¿cree que el gobierno va por buen camino?

Álvaro Almeida:

Va por buen camino en la medida en que todo lo que han hecho sigue las directrices previstas en el programa.

Hay incluso medidas que van más allá de lo que estaba en el programa. En concreto el Gobierno ha creado un impuesto extraordinario sobre los ingresos personales, que aumentará los ingresos del Estado a un nivel que no estaba previsto en el programa.

Así que está tomando medidas para respetar la línea presupuestaria e incluso va más allá de lo estipulado, pero todavía es pronto para evaluar si el programa está siendo bien aplicado o no.