Última hora

Última hora

Viernes negro en Noruega

Leyendo ahora:

Viernes negro en Noruega

Tamaño de texto Aa Aa

La pesadilla comenzaba a primera hora de la tarde del viernes. Una potente explosión sacudía el distrito gubernamental de la capital noruega causando numerosos muertos y heridos.

Un coche bomba golpeaba Oslo sobre las 15:20, hora central europea, procovando importantes daños materiales y sembrando el caos en el centro de la capital.

Minutos después de la explosión, dotaciones de bomberos y de la policía acudían a la zona. Tras evacuar las dependencias gubernamentales y otros puntos estratégicos de Oslo, los agentes registraban las inmediaciones del lugar del atentado en busca de otros posibles artefactos. El Ejército llegó a tomar posiciones en la capital ante el temor de nuevas explosiones.

En el momento del atentado, el jefe del Gobierno noruego no se encontraba en su oficina. Desde un lugar seguro, el primer ministro noruego Jens Stoltenberg confirmaba por teléfono a los medios de comunicación que se encontraba sano y salvo, al igual que todos los miembros de su gabinete.

La bomba afectó seriamente a las oficinas del primer ministro y provocó importantes daños en los edificios colindantes, incluida la redacción de Verdens Gang, el mayor tabloide del país.

Sin saber a lo que se enfrentaba, la policía llegó a pedir a la ciudadanía que abandonara el centro de Oslo ante el temor de nuevos ataques.

Pero la tragedia no sólo se circunscribió al distrito gubernamental. Pocas horas después del atentado de Oslo, un desconocido sembraba el pánico en la isla de Utoya, al noroeste de la capital. Un hombre con el uniforme de la policía atacaba con un fusil automático un campamento de las juventudes socialdemócratas, del partido de Stoltenberg, matando a varias personas. Antes de que el presunto autor del tiroteo fuera detenido, algunas personas trataron de escapar de las balas lanzándose al mar.

Los atentados de Oslo y Utoya, relacionados por la policía, han provocado la condena unánime de la comunidad internacional.