Última hora

Última hora

Retrato de un asesino

Leyendo ahora:

Retrato de un asesino

Tamaño de texto Aa Aa

El rostro del horror no es el de un islamista radical, sino el de un noruego de 32 años que se define como nacionalista, cristiano y conservador.

Hijo de enfermera y diplomático, Anders Behring Breivik asegura que tuvo una infancia feliz y una educación privilegiada.

Hasta el viernes de la masacre era un ciudadano más. Pero ese día, el joven licenciado en economía y políticas subió a internet un manifiesto de 1500 páginas abogando por un “cambio revolucionario de la sociedad” mediante actos que él mismo define como atroces pero necesarios.

Explicaba además que empezó a preparar los ataques en otoño de 2009.

En primer lugar compró esta granja para procurarse seis toneladas de fertilizantes químicos para fabricar explosivos sin levantar sospechas.

En la misma época se apuntó a un club de tiro para obtener la licencia de armas.

Anders Behring Breivik asegura que actuó en solitario, pero la policía investiga sus vínculos con la extrema derecha. Entre 1999 y 2006, asumió responsabilidades locales en el Partido del Progreso, una formación populista en pleno auge en Noruega.

En las últimas legislativas, en septiembre de 2009, se convirtió en la segunda fuerza política del país, por detrás de los laboristas, con 40 escaños en el Parlamento, dos más que en la legislatura precedente.

Un día después de los ataques, el primer ministro, Jens Stoltenberg, minimizaba el riesgo que representan los grupos de extrema derecha en Noruega:

Jens Stoltenberg:

“Comparando con otros países, no diría que en Noruega tenemos un gran problema con la extrema derecha”

Difícil explicar el auge de la xenofobia en este rico Estado petrolero donde el paro sólo afecta al 3,5% de la población activa.

Pero las cifras están ahí: según un sondeo del pasado junio, más de la mitad de la población, concretamente el 53,7% piensa que hay que poner freno a la inmigración, un 7% más que en 2005.

Actualmente, hay 500 mil inmigrantes en el país, que tiene una población de cinco millones.

“La prioridad ahora para los noruegos es evitar debates inútiles”, Sebastien Miraglia, investigador del Instituto noruego de Estudios de Defensa
 
euronews
 
Sébastien Miraglia, ¿cómo se puede explicar esta nueva forma de terrorismo en un país tan próspero y pacífico como Noruega?
 
Sébastien Miraglia
 
A pesar de que es demasiado pronto para hablar de conclusiones, este acto de violencia no está relacionado con las condiciones socioeconómicas del país que, por cierto, son excelentes.
Las causas profundas deben estar sobre todo relacionadas con la psicología y las lecturas de Breivik, por ello el manifiesto y los vídeos que publicó en la red han captado tanta atención.
 
euronews
 
¿Se puede reprochar a los servicios de seguridad noruegos que se hayan centrado demasiado en las amenazas islamistas y no en otro tipo de extremismos, como el de la extrema derecha?  
 
Sébastien Miraglia
 
Hay que saber dos cosas. Primero: que la amenaza islamista en Noruega era real. El año pasado los servicios de seguridad neutralizaron una tentativa de atentado de gran envergadura relacionada justamente con los medios islamistas internacionales y esa amenaza estaba a su vez relacionada con la participación noruega en operaciones en Afganistán y Libia.
 
También hay que saber que los servicios de seguridad noruegos consideran la amenaza de la extrema derecha como muy débil y por ello la prioridad es sobre todo la prevención. Los servicios de seguridad querían sobre todo evitar el desarrollo de movimientos importantes. Consideran esta amenaza débil a pesar de que a principios de 2011 registraron un ligero aumento del riesgo debido a la crisis económica europea y al aumento de la inmigración en Noruega.
 
euronews
 
Pero, ¿la extrema derecha representa una amenaza seria en Noruega y en el resto de los países escandinavos?
 
Sébastien Miraglia
 
A lo que si debemos temer es al manifiesto que Breivik publicó en internet. Se trata de una guía en la que aparecen bastantes detalles sobre cómo preparar ataques similares y esta guía puede ser copiada.
 
Por ello su comparecencia de este lunes ha sido a puerta cerrada, para evitar un acto mediático, para evitar que tuviese acceso a los medios de comunicación y también por el temor de que pudiese comunicar a través de códigos con posibles cómplices. 
 
euronews
 
Él quería una comparecencia abierta al público, ¿no es así?
 
Sébastien Miraglia
 
Este era el objetivo claro de sus ataques en Oslo y en Utoya, conseguir una tribuna pública. Quería  incluso llevar puesto un uniforme que él mismo se hizo, un uniforme de cazador de marxistas, como él dice.
 
euronews
 
Usted vive en Oslo, ¿podría decirnos cómo han reaccionado los noruegos ante esta tragedia?
 
Sébastion Miraglia
 
La reacción del pueblo noruego puede resumirse en tres palabras: sorpresa, incomprensión y emoción. Lo más importante por el momento para los noruegos es estar unidos, evitar los debates precoces e inútiles como el tiempo que tardó la policía en reaccionar tras saberse lo que estaba ocurriendo en la isla de Utoya. A pesar de que los medios de comunicación hablan de ello, por ahora no ha dado lugar a un escándalo o a un gran debate.
 
Los argumenntos presentados por la policía, es decir, que hicieron todo lo que pudieron y que estaban ocupados en Oslo, son, por el momento, aceptados por el público.