Última hora

Última hora

EE.UU:cuenta atrás en la batalla de la deuda

Leyendo ahora:

EE.UU:cuenta atrás en la batalla de la deuda

Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos vive una semana clave. Si el Congreso no llega hoy a un acuerdo para aumentar el techo de la deuda, el país entraría en suspensión de pagos por primera vez en su historia.

El límite de la deuda, establecido en 14,3 billones de dólares, fue sobrepasado el pasado mayo. Sólo el Congreso puede autorizar una ampliación de ese límite para impedir un endeudamiento ilimitado del país.

El consenso hoy es fundamental porque un eventual acuerdo tiene que ser ratificado por las dos cámaras antes del 2 de agosto.

Si persiste el desencuentro, en esa fecha el Tesoro Estadounidense no tendrá liquidez para pagar sus facturas.

Hasta ahora los intereses partidistas pesan más que las negociaciones; está en juego la conquista de la Casa Blanca en noviembre de 2012.

El presidente Obama quiere evitar que la cuestión de la deuda contamine la campaña electoral.

Los demócratas proponen aumentar inmediatamente el techo de la deuda 2,4 billones de dólares para que el tesoro resista hasta 2013, tras las elecciones. Proponen además un recorte paralelo de 2,7 billones de dólares suprimiendo ventajas fiscales para los ricos y reformando programas sociales.

Los republicanos apuestan por una subida del techo de la deuda en dos tiempos: para empezar, 1,2 billones de dólares con recortes equivalentes en diez años. Posteriormente se negociaría otro aumento y nuevos recortes sin tocar las ayudas fiscales a los ricos.

Para el presidente de la cámara de representantes, de mayoría republicana, es la ocasión de poner a prueba un argumento de campaña: la incapacidad de los demócratas de gestionar el presupuesto del Estado.

John Boehner:

“Creo que sería irresponsable por parte del presidente vetar nuestro plan porque está elaborado con sentido común y nos ayudará a evitar la suspensión de pagos. Ya es hora de ser serios y resolver los problemas de este país y creo que nuestro plan es un paso en la buena dirección”

Por su parte, el presidente del senado de mayoría demócrata, subraya las consecuencias negativas que podría tener un acuerdo que funcione sólo a corto plazo:

Harry Reid:

“Como ha dicho hoy un analista de mercado, hay un riesgo significativo de que se produzca una degradación con un acuerdo que vincula nuevos recortes a otra votación en unos pocos meses. Me parece que llegados a este punto, los republicanos están más interesados en molestar al presidente que en hacer lo correcto para el país”

En Wall street, este pulso político exaspera a la mayoría:

“Es escandaloso. Creo que los dos partidos tienen que ponerse de acuerdo de una vez, dejar la política a un lado y avanzar”

La falta de acuerdo desataría una crisis planetaria. Una degradación de la nota de la deuda estadounidense obligaría a Washington a pagar tipos más elevados para sufragar su pasivo.

Los establecimientos financieros tenedores de bonos del tesoro estadounidenses, independientemente de su nacionalidad, también tendrían dificultades para obtener préstamos.

Todo eso afectaría a la actividad estadounidense, y por ende, la dinámica de la economía mundial.