Última hora

Última hora

Testimonio de un superviviente

Leyendo ahora:

Testimonio de un superviviente

Tamaño de texto Aa Aa

Nikolas lo recuerda todo. Eran las cinco y media de la tarde del viernes 22 de julio. Un par de horas después de la explosión en Oslo, Anders Breivik, llegó a la isla de Utoya disfrazado de policía. Los jóvenes que participaban en el campamento de verano creyeron que iba a informarles. Les dijo que se acercaran e inmediatamente después comenzó a disparar. Nikolas estaba allí.

“Vimos a las personas que recibieron los disparos, pero cuando vi por primera vez la gente tirada allí, pensé que estaban escondidos porque sus ojos estaban abiertos y no veíamos sangre, pero cuando nos acercamos, lo vimos todo. “

Durante una hora y media el tirador recorrió la isla a sus anchas. Se movía lentamente. No tuvo necesidad de correr, pero la policia ha tardado varios dias en localizar todos los cadáveres….

“Aparentaba estar muy tranquilo, caminaba por alli. Nunca corríó. Nunca gritó. Se aprovechó de nuesra confianza y asesinó a un montón de gente.”

Es la isla de Utoya. La mayoría de las víctimas que murieron aquí tenía entre catorce y diecinueve años. Era un paraiso de la juventud y ahora se ha transformado en un infierno. Aunque ya hay iniciativas que quieren devolverle a la isla su significado como símbolo de la unidad y el optimismo.

José Ramón Pindado