Última hora

Última hora

Estados Unidos: ¿Quiénes son sus acreedores?

Leyendo ahora:

Estados Unidos: ¿Quiénes son sus acreedores?

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis de la deuda estadounidense inquieta más allá de las fronteras de este país. Las tensiones sobre ese asunto podrían hacer bajar el valor del dólar, alimentar la inflación mundial y sumergir al planeta en la recesión.

El ultimátum era este 2 de agosto: si el Congreso no llegaba a un compromiso no podría pagar sus facturas ni pagar a sus acreedores. Estos últimos seguían con inquietud los debates políticos.

La primera potencia económica mundial, los Estados Unidos, se ha apoyado durante mucho tiempo en la compra de sus obligaciones por parte del extranjero para financiar su gigantesca deuda.

China es de lejos el mayor acreedor de los Estados Unidos. Sus inversiones en dólares representan cerca del 70% de sus reservas de cambio, estimadas en 3,2 billones de dólares.

Los periódicos chinos han sido muy críticos con el acuerdo, asegurando que si Washington había así evitado la suspensión de pagos, los problemas de la deuda soberana no se han resuelto.

“Económicamente Estados Unidos se encuentra en mal estado. Probablemente introduzcan un nuevo plan de emergencia en el que se ampliará la cantidad de dinero y así se sostenga la economía, pero esa no es la solución sino que la empeorará”, señala el presidente de la agencia de evaluación de riesgo china.

Según Washington Pekín tiene cerca de 1,16 billones de dólares en bonos del tesoro americano. Justo después se sitúa Japón con 1.13 billones de dólares y el Reino Unido con 1,12 billones de dólares y tras ellos Suiza con 747,9 mil millones de dólares en títulos de deuda acumulada

Pero son las instituciones americanas, principalmente la Reserva Federal, los mayores acreedores de los Estados Unidos que tienen, junto al sector financiero privado, cerca del 70% de la deuda.

Los acreedores esperan ahora que los Estados Unidos reduzcan su déficit presupuestario aunque al mismo tiempo se especula que la nota americana difícilmente escapará de una bajada por parte de las agencias de calificación.