Última hora

Última hora

Incomprensión e impotencia entre las víctimas de los disturbios en Gran Bretaña

Leyendo ahora:

Incomprensión e impotencia entre las víctimas de los disturbios en Gran Bretaña

Tamaño de texto Aa Aa

Incomprensión e impotencia en los ojos de las víctimas de los disturbios que inflaman barrios marginales de Londres y otras ciudades británicas. Anika Patel, dueña de un pequño negocio familiar, se pregunta entre sollozos, y con la mirada perdida en los destrozos, por qué han atacado su tienda.

Su caso es uno más entre cientos. Graham Reeve, que ha visto reducido a cenizas un comercio que ya existía en tiempos de sus tatarabuelos, explica que “ya nada se puede hacer. Habrá que intentarlo de nuevo y cuidar de mi familia y de nuestros empleados. No puedo hacer nada frente a la destrucción de mi negocio. Solo queda intentarlo de nuevo, remangarse la camisa y hacerlo lo mejor posible”.

- “¿Desde cuándo funcionaba su comercio?”, le pregunta un periodista.

- “Desde 1867, en tiempos de la reina Victoria”, responde.

Los disturbios han desfigurado el rostro de Croydon, uno de los barrios londinenses más afectados por incendios, destrozos y saqueos. Uno de sus vecinos cuenta como vio sobre las 19.30 de la noche a varios chicos corriendo por las calles: “Llevaban carritos de la compra cargados con televisiones de cincuenta pulgadas, canastas con ruedas llenas de comida. He vivido en Liverpool, en Nueva York, en España y en Holanda y nunca he visto nada parecido”.

La policía y los bomberos no dan abasto. No hay suficientes efectivos ni están preparados para hacer frente a situaciones similares y se ha convertido en blanco de muchas críticas. “Mientras las autoridades tratan de restaurar el control perdido”, explica nuestro corresponsal en Londres, “se hace necesaria una rápida y profunda reflexión sobre las razones de este estallido de rabia y frustración en los sectores más pobres de la sociedad británica”.