Última hora

Última hora

La construcción de un muro que dividió al mundo

Leyendo ahora:

La construcción de un muro que dividió al mundo

Tamaño de texto Aa Aa

En la puerta de Brandenburgo comenzó hace 50 años la construcción de un muro que partió Berlín en dos. Fue la noche del 13 de agosto.

Con 4 metros de alto y 155 de largo, se convirtió en una de las fronteras más fuertemente vigiladas del mundo. Un muro entorno al que murieron al menos 136 personas que intentaron cruzar las alambradas de espino y fosos evitando las torres de vigilancia en los 28 años siguientes.

En 1961 en Europa competían dos sistemas. Tras la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética extendió su influencia en Europa del Este. Pero en medio de este dominio, en la República Democrática Alemana, había una parte occidental, Berlín Oeste, también resultado de la guerra.

Pero a diferencia de otras fronteras entre el oeste y los estados comunistas en Europa, muy vigiladas, en Berlín bastaba con cruzar la calle. Así, en 12 años, unos 3 millones de personas emigraron del este al oeste. Era más del 16 por ciento de la población, en una época en la que hacían falta todas las manos para la reconstrucción. En la parte occidental, se estableció un campo de refugiados para organizar a los que llegaban desde el otro lado.

Nikita Khrushchev, el máximo dirigente de la Unión Soviética, en 1961 se enfrenta a un joven John Fitzgerald Kennedy que acababa de ser proclamado presidente de los Estados Unidos.

En el mes de abril de aquel año Kennedy había sufrido una derrota en la llamada invasión de Bahía de Cochinos. Su intento de acabar con los rebeldes de Fidel Castro en Cuba con una rápida campaña militar había fracasado. Una cuestión que servirá de excusa a Khrushchev para ejercer más presión a Kennedy sobre Berlín Oeste.

En junio Khrushchev da la orden de construir un muro en Alemania del Este, que rodee Berlín Oeste.

La indignación aumentaba en el sector occidental, pero Kennedy responde de manera pragmática. El 14 de agosto afirma que no es una solución muy agradable, pero que “un muro es mucho mejor que una guerra.”

La ciudad de Berlín, cada vez más dividida, vivía una tensión en aumento. En octubre de 1961 tanques soviéticos y estadounidenses se situan frente a frente en la calle a la altura del Checkpoint Charlie. Los dos tenían órdenes de responder si se abría fuego. A la derecha de la imagen, estaba Peter Steinmann, que entonces tenía 15 años, y vivía en el lado occidental. “Todos los aliados tenían el derecho a cruzar la frontera con sus familias sin enseñar los papeles. Naturalmente, esto al Berlín Este no le interesaba, porque si un estadounidense venía con su familia, los controladores no sabían si era realmente su familia, o si estaban intentando pasar a gente del este.”

Mucha conseguía huir saltando por las ventanas. Los bomberos de Berlín Oeste estaban día y noche en la Bernauer Strasse, con redes de seguridad. Hoy buscamos esos edificios, pero fueron destruidos para vigilar mejor la frontera.

En la Bernauer Strasse se levantó el muro cerrando el acceso a la Iglesia de la Reconciliación, que quedó en la parte soviética. La mayoría de sus feligreses vivían en el sector francés, en la parte occidental.

Para Birgit Steinmann, es un lugar especial. “Me bautizaron aquí en la primavera de 1950. En 1985 la iglesia fue destruida, fue muy triste. El muro se situó justo frente a la iglesia. A la derecha y a la izquierda estaban las casas desde las que la gente saltaba por la ventana.”

En el lado oeste de la Bernauer Strasse todavía queda una torre de vigilancia, como las que se construyeron en Berlín Oeste para que los visitantes pudieran ver el este por encima del muro. Estos lugares pueden visitarse hoy, como la Puerta de Brandenburgo. Son testigos de la historia.

Rosemarie Gratz, euronews: “Este mismo camino lo recorrí hace exactamente 50 años. Era la noche del 12 de agosto de 1961. Una adolescente de 14 años que ni se imaginaba que la noche siguiente, aquí, se levantaría una frontera y un muro. Un muro que se convertiría durante 28 años en un símbolo de división de una ciudad, de un país, y de un mundo, entorno a dos bloques hostiles.”