Última hora

Última hora

Las medidas propuesas por Merkel y Sarkozy: ¿Pocas y tarde?

Leyendo ahora:

Las medidas propuesas por Merkel y Sarkozy: ¿Pocas y tarde?

Tamaño de texto Aa Aa

Los líderes de las dos mayores economías de la Eurozona han abogado por avanzar hacía una Europa más integrada. Sin embargo, su mensaje no fue el que se esperaba en el mundo de los negocios.

El Presidente francés Nicolas Sarkozy y la Canciller alemana Angela Merkel anunciaron el martes que centrarían sus esfuerzos en mantener un euro y una unión monetaria fuertes.

Ambos países acordaron mantener encuentros cada seis meses con otros dirigentes de la Eurozona y elegir a un presidente que represente al bloque durante dos años y medio.

También pidieron a sus ministros de finanzas que trabajen para harmonizar entre ambos países los impuestos a las empresas y las tarifas impositivas.

Francia y Alemania apuestan por crear una especie de unión fiscal y mantener las cuentas saneadas. Sus gestos además indicaron que aplicaran una tolerancia cero.

Sin embargo, el mundo de la economía piensa de nuevo que los políticos están hablando pero no actuando, ya que implementar esas medidas llevaría años y la actual crisis necesita acciones más concretas y rápidas.

Así lo refleja Robert Halver, de Baader Bank: “A largo plazo un Gobierno económico europeo sería deseable, pero llevará mucho tiempo crearlo. Hay que recordar que se tardó dos años en crear la Constitución europea, y esto podría llevar incluso más tiempo. No es una solución a corto plazo. Los mercados quieren saber cómo ahora pueden estabilizarse Italia, España u otros países con problemas”.

El pánico en las bolsas ha hecho que se evaporen 2 billones y medio de euros de los parqués mundiales este mes y los inversores esperan acciones más concretas para calmar los ánimos, pero ni Sarkozy ni Merkel hablaron de ampliar el fondo de rescate o crear eurobonos.

Estas medidas ayudarían a bajar el interés que los países con más problemas deben pagar en las subastas de su deuda soberana pero minaría la popularidad de los dirigentes en sus países. El problema de la deuda parece que seguirá de momento lastrando las acciones de los distintos gobiernos de la eurozona.