Última hora

Última hora

Apple y Jobs: una marca vinculada a un hombre

Leyendo ahora:

Apple y Jobs: una marca vinculada a un hombre

Tamaño de texto Aa Aa

En sólo tres décadas, Apple ha transformado los hábitos de consumo de varias generaciones. Los productos de la compañía “de la manzana” aúnan tecnología y tendencias. Y Steve Jobs es el artífice de todo ello, quien convirtió en iconos de mordenidad y sofisticación juguetes informáticos que el consumidor medio ni siquiera sabía que necesitaba.

En 1984, millones de estadounidenses vieron un anuncio durante la Superbowl con un Gran Hermano encarnado, en aquel momento, por IBM.

Frente a él estaba Apple Computer, que pocos días más tarde lanzaba el Macintosh: el primer ordenador que respondía al concepto de ordenador personal, con un ratón y un innovador uso de ventanas.

Jobs dejaba Apple al año siguiente y tras revolucionar el cine de animación, volvía en 1997 a la presidencia ejecutiva de la compañía que había cofundado.

El lanzamiento del iMac, en 1998, propulsó las acciones de Apple utilizando su propio sistema operativo mientras los demás usaban Microsoft Windows. Y a continuación llegó el iBook.

Aliar buen rendimiento y estética, un concepto visionario e innovador con el que comenzó la revolución del “iAlgo”: en 2001 el iPod cambiaba nuestra manera de relacionarnos con la música.

Una vez consolidada la marca como referencia indiscutible de consumo electrónico llegó el iPhone, en 2007, y sus millones de aplicaciones.

Tras el iPad, a inicios del 2010, el propio Jobs presentó el pasado junio el iCloud. La delgadez de Jobs no pasó inobservada en medio del tsunami mediático que “el hombre vestido de negro” despierta con cada presentación de un nuevo producto.