Última hora

Última hora

Cronología de los ataques del 11-S

Leyendo ahora:

Cronología de los ataques del 11-S

Tamaño de texto Aa Aa

11 de septiembre de 2001. Nueva York. A las 8h46 de la mañana, un Boeing de American Airlines se estrella contra la torre norte del World Trade Center. Secuestrado poco después de su despegue de Boston, el avión destroza seis plantas, desde la 93 hasta la 99.

A las 9 y tres minutos, un segundo boeing que también había despegado de Boston, se empotra contra la torre sur, entre los pisos 77 y 85.

Se hace evidente que Estados Unidos está en el punto de mira de los terroristas. En 102 minutos, tres mil personas morirán en una serie de atentados que marcarán un antes y un después dentro y fuera del país.

9h05 en Sarasota, Florida. El presidente George Bush visita una escuela.

Uno de sus consejeros le pone al corriente del ataque contra la segunda torre. George Bush tarda varios minutos en salir del aula. Su primera declaración oficial tiene lugar a las nueve y media.

George W. Bush, ex presidente de Estados Unidos:

“Hoy hemos vivido una tragedia nacional. Dos aviones han impactado contra las dos torres del World Trade Center en lo que parece un ataque terrorista contra nuestro país”

Siete minutos después, un tercer Boeing que efectúa el vuelo 77 de American Airlines, se estrella contra el ala oeste del Pentágono en Washington.

Justo en el momento en que cientos de empleados, como Cheryl Ryefield, llegan al trabajo:

“Ví un avión sobrevolando la colina entre la autopista y el anexo de la marina. Supe inmediatamente lo que estaba pasando. Me dije: “no puede ser, tiene que detenerse“pero seguía acercándose, volaba en paralelo a la colina, se abaneaba así, creo que ví movimiento a través de la ventana de la cabina de los pilotos y luego el avión aceleró y se estrelló contra el edificio”

En ese mismo momento, en Nueva York, las torres siguen ardiendo. Desesperados, algunos empleados atrapados dentro saltan al vacío.

A las 9h59, la torre sur del World Trade Center se desploma en medio de una nube de fuego, acero y polvo.

La violencia del impacto es tal que las autoridades no han llegado a encontrar restos del adn de centenares de víctimas.

Ese día, los terroristas no dan tregua a los estadounidenses: a las 10h03 un cuarto boeing, esta vez de United Airlines, secuestrado después de su despegue del aeropuerto de Newark (Nueva Jersey) se estrella contra un campo en Pensilvania.

Algunos pasajeros, al corriente de lo que estaba sucediendo gracias a sus teléfonos móviles plantan cara a los terroristas y evitan que el avión alcance su objetivo: la Casa Blanca.

En Nueva York, la segunda torre se viene abajo a las 10h28, una hora y 42 minutos después del ataque.

Los atentados de Nueva York acaban con la vida de 2 606 personas.

Pasada la una, George W Bush, evacuado por seguridad a la base aérea de Barksdale, en Louisiana, pone a su ejército en estado de alerta máxima.

Antes de ser transferido a la base de Offutt, Nebraska, graba este mensaje:

“Esta mañana, la libertad misma ha sido atacada por cobardes sin rostro. Y la libertad será defendida. Quiero asegurar de nuevo a los estadounidenses que todos los recursos del gobierno federal están a disposición de las autoridades locales para ayudar a salvar vidas y ayudar a las víctimas de estos ataques. Que nadie se equivoque: Estados Unidos perseguirá y castigará a los responsables de estos actos cobardes”

Muy pronto, los estadounidenses descubren el rostro de algunos de los terroristas en pleno embarque para secuestrar los aviones con los que perpetraron el peor ataque contra Estados Unidos desde Pearl Harbour.