Última hora

Última hora

11-S: La amenaza terrorista 10 años después

Leyendo ahora:

11-S: La amenaza terrorista 10 años después

Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos no olvidará nunca el 11 de septiembre de 2001. La historia, tampoco. Ese día, los ataques terroristas acabaron con el mito de un país invulnerable, revelaron la amplitud de la amenza y cambiaron el mundo.

Sobre los escombros del World Trade Center, rebautizado zona cero tras los ataques, el presidente Bush aseguraba a los equipos de rescate:

George W. Bush, ex presidente de Estados Unidos:

“Os escucho. El resto del mundo os escucha y quienes derribaron los edificios nos escucharán a todos muy pronto”

Una serie de fallos de los servicios de inteligencia permitieron a los terroristas alcanzar sus objetivos en suelo estadounidense.

Hombres de varias nacionalidades reclutados y entrenados por Al Qaeda en campos clandestinos en Afganistán, el país en el que el líder del movimiento Osama Ben Laden y sus lugartenientes establecieron sus bases al amparo del régimen de los talibanes.

Estados Unidos declara la guerra abierta contra Al Qaeda: miles de soldados son enviados a Afganistán para desmantelar la red terrorista y capturar a sus líderes. Pero el terrorismo internacional es un enemigo huidizo, difuso…y vuelve a golpear de nuevo en Bali en octubre de 2002. Más de 180 personas, muchas de ellas turistas, mueren en los atentados perpetrados por la Jemaah Islamiah, cercana a Al Qaeda.

La invasión estadounidense de Irak, en 2003, para derrocar al régimen de Sadam Husein e intentar exportar la democracia a ese país, abre un nuevo frente para los estadounidenses con la infiltración de Al Qaeda en Irak.

La respuesta del terrorismo islámico golpea también en Europa. En marzo de 2004 en Madrid, una serie de bombas colocadas en trenes dejan más de 191 muertos y 1.500 heridos.

Posteriormente, en julio de 2005, los terroristas, todos ciudadanos británicos esta vez, matan a 52 personas haciendo explotar sus bombas en la red de transportes de Londres.

Los ataques coordinados de Bombay, en 2008, causan 174 víctimas mortales y confirman la amplitud de la amenaza vinculada a Al Qaeda.

Siempre centrados en la caza de Ben Laden, los estadounidenses tardan diez años en encontrarlo y exterminarlo. Lo consiguen por fin el dos de mayo de 2011 en esta casa de Pakistán.

Los drones de la CIA acabaron con más de mil combatientes de Al Qaeda, pero el número dos de la red, Ayman al-Zawahiri, sigue al mando.

Leon Panetta, secretario de Defensa estadounidense:

“A estas alturas del juego yo diría que hablamos de entre 10 y 20 líderes clave repartidos entre Pakistán, Yémen, Somalia, y Aqim en el norte de África. Creo que si conseguimos detenerles, la derrota estratégica de Al Qaeda estará a nuestro alcance”